viernes, 8 de noviembre de 2019

¿Porque a los Cristianos nos ROBAN?

No es la primera vez que me pasa, ya con esta si mal no recuerdo es la tercera, increíblemente todavía el sentimiento de impotencia y frustración se apodera de mi a pesar que ya como quien dice debería de estar acostumbrado, y es de eso que se trata, Satanás quiere que nos acostumbremos a ese tipo de cosas. Lo que te voy a contar a continuación debes leerlo muy atentamente... 

Resulta que estaba trabajando como delivery como siempre por horas de la tarde, noche, y en la ciudad autónoma de Buenos Aires, Argentina, en una esquina de Palermo específicamente Serrano con José A Cabrera, estando parado en esa esquina con el celular en mano, paso un motorizado y zas, me lo arrebato de la mano.

Juan 10:10
El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que {la} tengan {en} abundancia.

Mi reacción inmediata fue perseguir al ladrón, una buena distancia, pero no logre alcanzarlo, gracias a Dios.  Allí empiezan una serie de emociones a apoderarse de tu cuerpo, ira, impotencia, rabia, el corazón se te acelera y eso Satanás lo sabe muy bien, el conoce al hombre y su forma de comportarse, tiene mucho tiempo estudiándolo.  Su objetivo principal, no es robar las cosas materiales, sino robarte la paz. Las respuestas de satanás son difamar, engañar, ridiculizar, desacreditar, todo lo que vaya en contra de la integridad y el plan de Dios.

Job 2:4-5 NVI4—¡Una cosa por la otra! —replicó Satanás—. Con tal de salvar la vida, el hombre da todo lo que tiene. 5Pero extiende la mano y hiérelo, ¡a ver si no te maldice en tu propia cara!

Luego de la impotencia hay dos pensamientos característicos del hombre que se le vienen a la mente, uno es, nunca lo recuperaras y el otro, ya es tarde, nunca mas sera lo mismo. Un celular en estos tiempos modernos es básicamente una necesidad, es como si fuera parte de uno mismo o ese es el poder que nosotros le damos a ese pequeño aparato, por eso, es que nos afecta como si hubiéramos perdido una parte de nosotros, una pequeña historia. Ahora, esa no es la conversación que debemos tener en nuestra mente luego de lo acontecido, debemos alinearnos a los pensamientos de nuestro creador. Dios tiene un buen concepto de nosotros y debemos mantener la compostura, consideremos 

Job 2:3 NVI3—¿Te has puesto a pensar en mi siervo Job? —volvió a preguntarle el Señor—. No hay en la tierra nadie como él; es un hombre recto e intachable, que me honra y vive apartado del mal. Y aunque tú me incitaste contra él para arruinarlo sin motivo, ¡todavía mantiene firme su integridad!
Vemos como Dios piensa todo lo contrario acerca de nosotros y esa es la conversación que debemos mantener. Un celular, un auto, una casa, por mas que sean necesarias, su perdida no deben robarte la felicidad, porque todavía tienes una vida, así que puedes recuperarlas, y si, es cierto, tal ves las cosas ya no sean iguales, van a ser mejor, porque lo que el diablo te quita, Dios te lo regresa al 100 por 100. 

Continuando con la historia, yo fui a hacer la denuncia, con la esperanza de recuperar el celular, mas adelante veremos que pasa, de igual manera debemos tener presente que la esperanza nunca la podemos perder, sí, podemos recuperar lo que el enemigo quiere robarnos, la paz, la tranquilidad. Nosotros tenemos un gran poder, es el poder de decidir como sentirnos.

2 Timoteo 1:7 RV19607Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Recuerda lo que siempre digo, no tengas temor, porque el Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas. Esta historia no ha terminado, mas adelante les contaré el porque Dios permite estas cosas...

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total