sábado, 18 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios (Final)

plan-image


La vida eterna es una persona: Cristo


4. Establecer el dominio eterno

El único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. El sacerdocio eterno es de todos. Tenemos diferentes funciones, pero todos los hijos de Dios pertenecemos a ese sacerdocio. Hagamos consciencia en las personas y realicemos de manera diferente todo, para que puedan entender que la obra del ministerio se realiza en la función y asignación que Dios dio. Si es un obrero, empresario, profesional o demás funciones, están en función del propósito eterno del Padre.

Ellos son los que van a hacer la obra del ministerio, el problema es que por años nos heredaron un modelo sacerdotal católico, donde se separó lo secular de lo espiritual. El ministerio debe ser entendido y las personas deben recibir una capacitación para que sean reales evangelistas, pastores, maestros, profetas y apóstoles, que realicen la asignación donde Dios los colocó. 

Debemos romper el modelo de los escogidos, «que son los ungidos». La unción no es una cosa, sino una persona: Cristo. Todos tenemos la misma medida de Cristo y su dimensión, se debe desarrollar. El modelo es un cuerpo, donde cada uno hace una función importante y vital dentro del desarrollo del propósito del Padre.

5. Administrar el pacto eterno 

Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno. Para llevar a cabo correctamente la manifestación del propósito eterno, tenemos que administrar correctamente el pacto eterno.

El nuevo pacto es eterno, siempre existió. Había hombres que estaban físicamente o cronológicamente en el antiguo, pero operaban en el kairos del nuevo. El nuevo pacto no tiene nada que ver con el tiempo, porque es eterno. Hay hombres que están parados en el tiempo del nuevo pacto operando en la realidad del antiguo, no tiene que ver con el tiempo, sino con el espíritu que cargas.

6. Disfrutar del reino eterno

Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

7. Echar mano de la vida eterna 

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Tengamos en cuenta que El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. La vida eterna es una persona y necesitamos usar la vida eterna. Necesitamos cambiar la manera y dinámica de aquello que hacemos hasta que Cristo sea todo en todos. 

1 Timoteo 6:16
16el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.
Hebreos 13:20
20Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,
2 Pedro 1:11
11Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
1 Timoteo 6:12
12Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.
1 Juan 5:12
12El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total