jueves, 28 de marzo de 2019

¿Para qué estoy aquí en la tierra? Día 1

plan-image

NO ERES UN ACCIDENTE

Mucho antes de que fueras concebido por tus papás, fuiste diseñado en la mente de Dios. No es a causa del destino, ni de la casualidad, ni de la suerte, ni tampoco es una coincidencia de que en este mismo instante estés respirando. ¡Tienes vida porque Dios quiso crearte!

El motivo de Dios para crearte fue su amor. Tú eres una creación singular. Dios pensó en ti antes de crear el mundo. En efecto, ¡por eso mismo lo hizo! Dios creó el medio ambiente de este planeta para que pudiéramos vivir en él. Somos el centro de su amor y lo más valioso de todo lo creado.

Si no hubiera Dios, todos seríamos «accidentes», el resultado fortuito de una lotería astronómica en el universo. Pero hay un Dios que te creó por un motivo, ¡y tu vida tiene una profunda razón de ser! Encontramos el sentido y el propósito solo cuando tomamos a Dios como punto de partida en nuestras vidas.

Dios, tu plan es asombroso. Gracias por diseñarme a la medida para un propósito. Ayúdame a confiar en tu sabia elección de mis padres, raza, antecedentes, talentos y apariencia.
Isaías 44:2
2Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí.


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total