domingo, 17 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 9

plan-image

Nuestra Historia en la Narrativa Épica 
La Narrativa Épica es el punto de confluencia entre las esferas físicas y espirituales. Existen dos reinos en la esfera espiritual y están dando batalla sobre el corazón humano. La Narrativa Épica es el contexto de nuestra historia … la historia del amor más esplendido entre medio de la batalla más feroz. Hay un personaje en la Narrativa Épica en la que estamos que está determinado a desviarnos y asegurar que no encontremos nuestro lugar legítimo ni el rol que debemos cumplir. Este gran villano se opone a que vivamos plena y libremente porque sabe el impacto que causaríamos si viviéramos así. 
Para que podamos entender en qué contexto encaja nuestra historia, debemos entender el carácter de la Narrativa Épica y sus personajes. Los conejos y las ardillas cuentan una versión de la historia un tanto diferente a la de los vaqueros y los nativos; o los extraterrestres y los caballeros Jedi, los Rangers del norte y los Orcos de Isengard. La relación entre los personajes y el contexto de la historia es inseparable. Es aquí donde hay un punto ciego en la jornada masculina. 
Es como si el enemigo hubiera declarado lo siguiente: tenemos que engañarlos, mentirles acerca de quiénes son y de qué se trata verdaderamente la vida. Debemos correr un par de grados el contexto de sus vidas para que nunca encuentren descanso para sus corazones y que nunca asuman sus verdaderos roles. Debemos impedir que vean a su Creador, que los ama, ofreciéndoles la ilusión del control y una meta de comodidad. Es una vida en el que se pueden conformar pero que nunca pueden alcanzar. 
Resignarse a una historia menos importante es una condición, una debilidad de los hombres que el enemigo aprovecha sin dejar desperdicios. Es como la kriptonita. En su ensayo This World: Playground or Battlefield, A. W. Tozer escribe lo siguiente:
“Los cristianos en general han aceptado la idea de que el mundo es un lugar de juegos y no un campo de batalla. Tener una perspectiva correcta de Dios y del mundo futuro requiere que tengamos la perspectiva correcta del mundo en el que vivimos y de nuestra relación con él. Es tanto lo que depende de ello que no podemos arriesgarnos a ser descuidados”. 
La vida para la que estamos destinados, la que nos ha sido concedida por Dios, es frágil y gloriosa. Debe ser entendido, aprendido y practicado. Charles E. Fuller, fundador del seminario Fuller, dijo una vez: 
"la comunión con Dios significa la guerra con el mundo". 
También, Oswald Chambers escribió, 
“Tanto en naturaleza como en gracia, la vida sin guerra es imposible. Debo aprender a luchar en contra de y superar todo lo que se levanta en mi contra y así alcanzar el equilibrio de la santidad. Entonces, encontrar oposición se vuelve un placer”. 
Nuestros enemigos son veteranos implacables y diabólicos y se oponen a todo lo que es bueno en nosotros y en el mundo. No debemos temerlos, pero sí entenderlos y respetarlos. Jesús inició una revolución en su contra y a nuestro favor. 
Ahora, Él nos encarga con continuar su lucha por nuestros corazones y por los corazones de otros. Los hombres no pueden unirse a Jesús en traer el Reino, ni en avanzar la libertad, ni cuidar a los heridos, ni liberar a los cautivos si son “pacifistas”. Jesús no fue pacifista. Tampoco deberíamos serlo nosotros. Él es el príncipe de paz, una paz por la que se lucha. Es una paz que se encuentra al otro lado de la batalla. Es una paz por la que vale la pena luchar y que vale la pena mantener. 
En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente: 
Dios Padre, ¿qué me impide entender mi rol en la Narrativa Épica? 
Jesús, ¿dónde me distraje con una historia inferior? ¿Hay alguna parte de mi historia (positiva o negativa) en la que perdí la importancia de lo que estaba sucediendo de verdad? 
Espíritu Santo, trae convicción a las áreas de mi vida en las que no he luchado contra mi egoísmo o contra las mentiras de Satanás.
Génesis 3:1
1Pero la serpienteAp. 12.9; 20.2. era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total