sábado, 16 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 8

plan-image

Hecho a la medida 

Todos los hombres desean el amor. Los hombres quieren ser apreciados, solicitados e invitados. Quieren pertenecer. Todo hombre tiene el deseo profundo de ofrecer su fuerza y su valentía. Desea ser importante. Todo corazón masculino desea tanto recibir como dar el amor. Los hombres fueron creados para amar y la bondad amorosa es el estándar por el que todo hombre quiere ser conocido. El amor es la forma en que los hombres (y, obviamente, las mujeres) portan la imagen de Dios. 

La vida se desvía cuando un hombre es criticado severamente y cuando sus esperanzas no se cumplen, o aún peor, se destruyen. 

Los ingredientes más importantes del amor son la validación, la aprobación, el mérito, la pertenecía y la importancia. 

Los límites a los que un hombre puede llegar para obtener tales ingredientes pueden ser gloriosos o peligrosos. El amor provoca tanto los más grandes éxitos como las peores tragedias. El amor puede afirmar un corazón e incluso puede liberarlo, pero las distorsiones del amor pueden arrestar y aprisionar a un hombre. Las heridas más graves del corazón son consecuencia de las perversiones del amor: celos, traición, infidelidad y odio. 

El enemigo de nuestra vida, de nuestra identidad de amados, solía disfrutar del amor. Satanás sabe muy bien que el amor es la cosa más maravillosa que existe y que el poder del amor incondicional libera corazones. Por eso está totalmente resuelto a tergiversar el significado del amor. Utiliza cualquier engaño y medio a su disposición para tomar ventaja de nuestros momentos dolorosos. Siempre el oportunista, Satanás planta sus mentiras acerca del amor en nuestro corazón; acerca de Dios, de otros y de nuestra propia capacidad de amar para crear una falsa imagen que utilizaremos como si fuera verdadera. Esta imagen falsa nos impide dar y recibir amor en libertad y fuimos creados precisamente para ese propósito. 

Todos los hombres tienen un ser impostor, una criatura hecha a la medida y construida como resultado de las heridas del corazón. 

La Biblia se refiere a este ser impostor como “la naturaleza pecaminosa ”. Este impostor, este traidor, surge de las estrategias que un hombre arma para vivir. Crea programas internos para evitar el dolor u obtener placer. Su método de autoprotección, autopromoción y autosuficiencia es la construcción del ser impostor como un esfuerzo de lograr recibir amor. Al enemigo le encanta colaborar porque sabe que el ser impostor (la naturaleza pecaminosa) le impide apreciar el Amor Verdadero y una Vida Verdadera. Eso tiene que terminar. 

En la lucha de reclamar nuestro corazón completo, debemos dejar de recurrir a fuentes secundarias de validación y valor. 

En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente

Padre, ¿qué ves mi corazón que no es Tuyo? 

Jesús, muéstrame cómo reconocer el imagen y el comportamiento de mi ser impostor. ¿Cómo se defiende y cómo se promociona? 

Espíritu Santo, muéstrame cómo he dejado de buscar en Ti la validación y el valor que solo Tú puedes dar
1 Juan 4:7
7Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total