sábado, 23 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 14

plan-image



Seguir al rey 
Recuerda que todos los guerreros tienen dos cosas más grandes que ellos que necesitan para mantenerse en el proceso de llegar a ser ellos mismos: 
Necesitan una causa por la que valga la pena vivir y morir y 
Necesitan un rey para amar y que los ame. 
Necesitan un rey que ama primero y ama más y a quien puedan recurrir para buscar consejo, guía y entrenamiento. 
Los reyes grandes guían por su ejemplo, inspirando e impartiendo el poder y la autoridad entre sus soldados cuando están preparados para ello. El fundamento de la relación entre un rey y sus soldados es la confianza, el amor, la admiración y el respeto. Cuando un hombre tiene aquellos requisitos, es decir, una causa y un rey, está preparado para que lo liberen y lo posicionen en la Narrativa Épica. Está listo para ser peligroso para bien
Somos príncipes y caballeros de un rey que sana, afirma y entrena a sus hijos amados. De la misma manera en la que una misión nos encuentra, el rey y la causa encuentran al hombre. Llegan de manera provocadora, atractiva, intrigante e incluso interrumpen la vida de un hombre. Llegan con respuestas a las siguientes preguntas que un hombre se hace: 
¿Me ves? 
¿Soy digno? 
¿Soy fuerte? 
¿Podré lograrlo? Las respuestas del padre son sí, sí, sí y SÍ 
Un hombre desea escuchar estas respuestas y cuando las escucha, su corazón esta afirmado e inspirado. El alivio que pueden traer es tremendo. Debido a que cada hombre escucha las respuestas del padre de forma única, aunque la confirmación sea la misma, se entregará oportunamente a cada hombre. Esto nos alivia de la responsabilidad de estar a cargo el uno de otro (no eres mi jefe, ni soy el tuyo). Lo que sí podemos hacer por nuestros hermanos (y nuestras hermanas) es guiarlos con amor al rey, alentarnos unos a otros en su causa y caminar juntos como amigos en esta jornada. 
La amistad lleva un gran fruto: responsabilidad. Sin amistad, hablar con franqueza se vuelve agobiador. Muy pocos hombres reciben vida de abrumarse con tareas, pero de un amigo… es una cosa diferente. Muchos acuerdos de confidencia fallan porque no hay una amistad verdadera. No se invierte el tiempo ni se gana la confianza el uno al otro. El resultado son dos hombres vigilándose entre sí. ¿A quién le gusta que lo vigilen? 
Un guerrero no se acerca a otros para que cuestionen su corazón o para encontrar respuestas a las preguntas de lo más profundo de su corazón. Las respuestas más importantes vienen de su padre, de su rey y a través del Espíritu Santo que habita en él. 
Este es un cambio tremendo y fundamental para un hombre: reenfocar a quién se dirige con preguntas acerca de su valor y su capacidad. 
Mientras un hombre busque validación en las respuestas de otros (una mujer, sus hijos u otros hombres), está vulnerable a que el enemigo (Satanás) use a cualquiera. Sin embargo, si su fuente de validación y afirmación está en Dios, entonces las respuestas que reciba serán definitivas, transformadoras y afirmarán el corazón de un hombre. 
Un corazón afirmado es la declaración de que un hombre está preparado para reingresar a la Narrativa Épica. Su corazón de guerrero será probado y fortalecido mediante la batalla. Un ejemplo de este principio está en el libro de los Hechos. Los discípulos son afirmados, entrenados e iniciados. Entonces se despliegan en el campo de batalla para asegurar que la campaña por la libertad, la causa de su rey, avance
Poco tiempo después, se registra la primera víctima: el portador de un bello corazón, llamado Esteban. Él conoce la verdad, cuenta la verdad y, tal como su rey, es asesinado por los que odian la verdad. Sin embargo, no pueden matar la verdad
Donde hay persecución, corazones son convencidos por la verdad. Cuando la verdad convence corazones, los cambios ocurren. Cuando ocurren, viene la persecución. Los amigos de Jesús lo conocieron y fueron transformados. Equipados con sus convicciones, cuando les dijo “Estoy con ustedes siempre” se desplegaron hasta los confines de la tierra (Hechos 1:8) con la promesa, el poder y la presencia de su rey. 
El efecto de todo esto me recuerda una frase que escuché hace poco: “Sé el tipo de hombre que, cuando tus pies toquen el suelo en la mañana, el enemigo diga ‘Carajo, se levantó’”. 
En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente: 
Jesús, ¿estoy seguro de que la respuesta a las preguntas “¿me ves?”, “¿soy digno?”, “¿Soy fuerte?”, “¿Puedo lograrlo?” es “SÍ”? ¿Por qué? ¿Por qué no? 
ORA: Espíritu Santo, SÉ que me vas a dar la fuerza para luchar bien en la batalla y para ser peligroso para bien en mi vida diaria. Muéstrame en qué partes de mi corazón necesitas trabajar. Muéstrame cómo luchar por el corazón de otros (cuando esté preparado) y dame la valentía para luchar con un corazón afirmado. ¡Amén! 

(Esta serie de devocionales para hombres “The Heart of a Warrior” está compuesta por extractos y citas del libro “The Heart of a Warrior”. Para adquirir su copia y para otros recursos visite (http:// www.zoweh.org/spanish).
2 Timoteo 2:3-4
3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.





Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total