miércoles, 27 de febrero de 2019

Lentos para la ira Santiago_1_19_RVR1960


*Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; Santiago 1:19 RVR1960*
Todo hombre sea pronto para oír, por supuesto oír la palabra de Dios que es la palabra que edifica al hombre, al escuchar la palabra de Dios empieza un proceso de transformación interno en nuestros corazones el cual nos lleva a ser como el modelo de hombre que Dios quiere que seamos que es Jesucristo.

El versículo continua, *tardo para hablar*; si hay algo que puede meter en problemas al hombre es la lengua, Dios nos dio 2 oídos y una boca y lo hizo por una sencilla razón, es un peligro hablar demasiado, si bien es cierto que debemos testificar lo que Dios ha hecho en nuestros corazones, debemos ser prudentes ya que es importante que podamos respaldar lo que decimos con la palabra de Dios, Se cuenta una experiencia que Sócrates, el filósofo y maestro, tuvo con un joven que le trajeron para que entrase en su escuela. Cuando se lo presentaron a Sócrates, antes de que éste pudiera siquiera pronunciar una palabra, el joven comenzó a hablar y continuó por unos diez minutos. Finalmente, cuando el joven terminó de hablar, Sócrates le dijo: "Yo lo aceptaré como estudiante, pero le voy a tener que cobrar el doble". Y el joven le respondió: "¿Por qué me va a cobrar el doble?" Entonces Sócrates le respondió: "Bueno, en primer lugar, voy a tener que enseñarle a controlar su lengua y después, tendré que enseñarle a usarla".

Santiago continua diciendo, de parte de Dios, que *seamos tardos o lentos para la ira*, la discusiones mas acaloradas que he visto generalmente tienen que ver con política o religión, de la primera ni siquiera voy a hablar y la segunda te diré que es bueno tener convicciones firmes sobre la Palabra de Dios y sobre la fe cristiana, pero uno no debe comenzar a luchar contra todos aquellos que están en desacuerdo con uno. Después de todo nosotros no tenemos toda la verdad, existen cosas que solo Dios sabe y en su infinita sabiduría permite a cada persona estar en el lugar que debe estar.

La idea es aprender de la palabra de Dios y aplicarla en nuestras vidas, para que de una u otra forma podamos salir airosos de todas las situaciones que la vida nos presenta.

Buenos días... Alejandro Cegarra

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total