domingo, 13 de enero de 2019

Orar es pasar tiempo con Jesús Día 4

plan-image

Jesús con y en nosotros


En el Evangelio de Lucas encontramos a dos discípulos que, sin darse cuenta, caminaron con Cristo a Emaús y, al reconocerlo, dijeron que ardía su corazón porque les explicaba las Escrituras. Hubo un efecto en ellos, el mismo que cuando oramos; ¿por qué? Tenemos que preguntar a Jesús, qué haría en nuestro lugar, escucharlo para conocer su corazón y obedecerlo. 

Jesús dijo: Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. No dice que oímos, porque eso es sentir ruido. Escuchamos, que significa ¡poner atención!, por eso somos sus seguidores y pasamos tiempo con Él para recorrer sus pasos. Es decir, oramos. Los doce lo hicieron porque Jesús estaba aquí en la tierra, ¿pero cómo lo hacemos nosotros si se fue? La Biblia nos muestra que experimentamos lo mismo en la comunión con el Espíritu Santo.

En Juan, cuando el Hijo habló con los discípulos de subir al cielo, emocionado les dijo: Si me aman, obedezcan mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado defensor... El Espíritu no es menos que Él, es Él con nosotros guiándonos a toda la verdad. Continúa diciendo: … y él les dará otro Abogado defensor, quien estará con ustedes para siempre. Me refiero al Espíritu Santo, quien guía a toda la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo busca ni lo reconoce; pero ustedes sí lo conocen, porque ahora él vive con ustedes y después estará en ustedes.

Recuerda que esto es antes de la muerte y resurrección de Jesús. Entonces, el Espíritu Santo en ese momento estaba con los discípulos, siempre estaba a su lado, pero después de la  muerte y resurrección era similar a la experiencia que tenemos cuando recibimos a Cristo como Señor y Salvador, está con y en nosotros. Sin embargo, debemos estar pendientes de que no nos pase lo que a veces sucede con el cónyuge, cada uno anda en su “mundo” y no hay una relación cara a cara ni un tiempo para conocerse; no son amigos. Eso pasa con algunos seguidores de Jesús: su Espíritu está en y con ellos, pero no hay comunión. Por eso necesitamos orar, que es simplemente pasar tiempo con Jesús, hablar con el Espíritu Santo.
S.Juan 10:27
27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,
S.Juan 14:15-17
15Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total