lunes, 24 de diciembre de 2018

Vence la preocupación Día 1

La Biblia dice: Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.” (Filipenses 4.6-7).¿Qué es lo que te preocupa hoy?
  • ¿Es tu situación financiera? 
  • ¿Tus estudios?
  • ¿Tu salud o la de tus niños?
  • ¿Un porvenir incierto?
En lo que a mí concierne, siempre he estado muy preocupado con lo que la gente podía pensar de mí.
Ahora, tengo otra pregunta para ti: ¿Cómo sería tu vida si no te preocupases por nada? No me refiero a que reflejes despreocupación por las cosas o inmadurez, sino más bien a experimentar una vida en la que decides ceder el control de aquellas cosas que no puedes controlar.
Jesús lo dice muy claramente en la Biblia: “Y dijo a sus discípulos: Por eso os digo: No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. [...] ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? [...] Mas buscad su reino, y estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12.22,25,31).
Mientras que las dificultades son muy a menudo algo externo, la preocupación nos ataca desde el interior. ¡Y si eres como yo, seguramente tienes tendencia a creer lo que tus pensamientos te dictan! Tomamos esa preocupación por aquello que no es: instinto o intuición, cuando en verdad no es más que una deformación de la realidad.
Yo mismo le pido a Dios día tras día que me libere de toda preocupación. Necesito su ayuda para ello. Y he aquí cómo elijo actuar:
  • Hago lo que me es posible: Me vuelvo hacia Él y hago lo que puedo en relación a mi situación.
  • Y le entrego a Él lo imposible: Le entrego lo que es imposible para mí, humanamente hablando.
¡Mi oración para ti hoy es que puedas hacer tu parte (lo posible) y dejar a Dios hacer la suya (lo imposible)!
Gracias por existir,  
Eric Célérier

PD: Estos textos han sido han sido extraídos de Un Milagro Cada Día, un email inspirador que envío diariamente a mi lista de suscriptores. Si quieres recibir cada día una nueva reflexión en tu correo electrónico, inscríbete en este enlace.

Filipenses 4:6-7
6Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

S. Lucas 12:22-31
22Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. 23La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido. 24Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves? 25¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo? 26Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás? 27Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria1 R. 10.4-7; 2 Cr. 9.3-6. se vistió como uno de ellos. 28Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? 29Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. 30Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 31Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total