sábado, 8 de diciembre de 2018

Lleva la luz Día 7

¿Eres como Pedro?


No obstante, cuando Andrés salió de escena, Pedro fue la figura clave, no sólo en los evangelios, sino también en el libro de los Hechos. Pedro era siempre el que hablaba…de frente, en forma oral, inclusive impetuoso, sin embargo se convirtió en una luz para su generación. Estaba dispuesto a hablar, a salir al frente y a asumir una posición de convicción para Dios. Fue Pedro quien, en el Día de Pentecostés, cerró la boca de los judíos burlones predicando a Jesucristo como Salvador y Soberano. Este fue el mismo Pedro que le cortó la oreja a Malco y se zambulló al agua para nadar hasta la orilla del Mar de Galilea cuando Jesús dijo: «Venid, comed». Impulsivo, sí, pero siempre dispuesto a dar una respuesta a aquellos que le preguntaban cuál era la razón de su fe. Quizá tú seas como Pedro. ¿Por qué no aceptas un desafío? ¿Por qué no utilizas todas tus energías para Cristo? 

Luego pienso en el laborioso Esteban, quien fue uno de los llamados para que sirvieran las mesas. Era una clase de muchacho «detrás de bambalinas», quien se ocupaba de las necesidades de los creyentes en la iglesia naciente. Esteban fue fiel, simplemente realizando la común tarea de servir mesas. No obstante, este hombre conocía verdaderamente las Escrituras y estaba lleno del Espíritu de Dios, quien utilizó a Esteban para expresar el mensaje más extenso del libro de los Hechos. 

Esteban, sin embargo, fue apedreado hasta morir como resultado de haber dado ese mensaje, sin poder ver durante su vida ningún resultado del mismo. No obstante, llevó fielmente la luz hasta la muerte y en la eternidad brillará realmente como una corona de Dios a causa de su fidelidad. 

Quizá tú tengas una tarea cualquiera o tal vez estés escondido de la vista de los demás, sin embargo, Dios te utilizará de maneras que jamás soñaste, en lugares que nunca imaginaste y en momentos que jamás pensaste. Podría inclusive costarte la vida, como sucedió con Cassie Bernall, estudiante de 17 años, quien, en medio de la masacre en Columbine High School, en 1999, con un asesino apuntando, que le preguntó si creía en Dios, no dudó, dijo que sí, y esas fueron sus últimas palabras. Sé un Esteban, sé una corona de Dios y lleva la luz.   

Hechos 7:55-59 RVR1960
55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. 58 Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. 59 Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total