miércoles, 5 de diciembre de 2018

Lleva la luz Día 4

¿Cómo llevo la luz?


Alguno podría preguntar, ¿es posible en la actualidad llevar la luz del Evangelio en las escuelas públicas? Quiero recordarte, que junto con cada uno de los mandatos que Dios nos da en su Santa Palabra, también está otorgado el equipamiento necesario para que lo llevemos a cabo. 

La práctica de llevar la luz 


Lo anteriormente dicho, nos conduce a la práctica de llevar la luz. ¿Cómo hago, cómo llevo la luz? Permíteme sugerirte algunas maneras en las cuales podrías hacer esto, tanto en la escuela, como en el vecindario al cual perteneces. 

Lleva tu Biblia, su Palabra es luz. Durante los últimos años de escuela secundaria me acostumbré a colocar la Biblia encima de mis libros. Fue increíble la cantidad de oportunidades que tuve para hablar de Cristo solo como resultado de llevar mi Biblia. Algunos estudiantes tomaban mi Biblia y decían: «¿Qué es esto? ¿Eres un santurrón o qué?» En ese momento, podía compartir con ellos la verdad de Jesucristo y la forma en que Él había cambiado mi vida. Fue maravilloso ver a muchos de ellos aceptar a Cristo. 

Por medio de folletos evangelísticos. Busca algunos folletos buenos que compartan la verdad de la salvación. Asegúrate que estén repletos de pasajes bíblicos y que le demuestren a la gente de manera clara y notoria que tu intención es glorificar a Dios. 

Mediante un broche de Palabra de Vida o con alguna frase o señal, que puedas colocar en la solapa de tu saco como herramienta para testimonio. Quizá la gente te pregunte: «¿Qué es eso?» En ese momento les puedes compartir la verdad del Evangelio de Cristo. Pero recuerda que un testimonio eficaz no puede ser esporádico, sino que debes respaldarlo con la consistencia de tu vida. A medida que seas obediente, y lleves la luz todos los días, tanto en la escuela como en tu lugar de trabajo, Dios de manera maravillosa te proveerá oportunidades y abrirá puertas que jamás hubieras pensado que fuera posible alcanzar. Yo sé que funciona, porque en el último año de escuela secundaria más de 300 compañeros de clase conocieron a Cristo. Esas vidas fueron tocadas para la eternidad, porque nosotros simplemente obedecimos la Palabra de Dios que nos dice que llevemos la luz.

Salmos 119:105
105Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total