viernes, 28 de diciembre de 2018

Libérate De La Ansiedad Día 2

Vuestra gentileza sea conocida por todos

Niveles altos de ansiedad pueden desatar una explosión de frustraciones, acusaciones y represalias en contra de aquellos en tu camino que desafortunadamente están en el lugar y momento equivocados. ¿A cuántas personas ha lastimado este estrés sin control? O, por el contrario, ¿cuántos desastres se han evitado por una persona que decide mantener la calma?

A esto se refiere Pablo cuando escribe: «Vuestra gentileza sea conocida de todos» (Filipenses 4.5 RV1960). La palabra griega traducida como gentileza describe un temperamento de alguien maduro y con experiencia. Brinda una imagen de una actitud adecuada a la ocasión, sensata y serena. La reacción gentil es estable, ecuánime e imparcial.

Jesús prometió: «en el mundo tendréis aflicción» (Juan 16.33 RV1960). Es tan inevitable como el sol nuevo de cada día. Pero lo que también necesitas recordar es que Jesús ha prometido estar contigo en todo tiempo. Antes de que Jesús partiera de esta tierra les dijo a sus discípulos: «id, y haced discípulos a todas las naciones, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí que Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28.19-20 RV1960).

De hecho, a lo largo de la Biblia, Dios promete repetidamente estar presente con su pueblo. Estuvo con Abram cuando viajó a una nueva tierra. Estuvo con Agar cuando huyó al desierto, y con Isaac cuando fue forzado a mudarse de un lugar a otro. Estuvo con Josué cuando enfrentó a los cananeos y con David cuando se enfrentó a los filisteos. Estuvo con Pedro en prisión, y con Pablo cuando y donde se encontró con circunstancias extremas.

Dios nunca nos ha observado desde lejos. De hecho, su nombre es Emanuel, que significa «Dios con nosotros». Él se hizo hombre. Venció a la muerte. Y todavía sigue junto a ti.

Quizás hoy estás luchando por mantener a tu familia junta, un negocio a flote, o por continuar tu educación. Cómo manejes esa batalla revelará dónde has puesto tu confianza. Si confías en Jesús y crees que siempre está contigo, el resultado de entregarle a él el control será una calma contagiosa que rodea tu vida. Esta calma permitirá que veas cómo Dios está obrando en tu situación, y los demás notarán que hay algo diferente en ti. Traerá sanidad a tu ansiedad, madurez a tu fe y mostrará a otros que Dios es siempre fiel. 

Manejar la ansiedad es como arrancar raíces de la tierra. Algunas de tus preocupaciones tienen raíces profundas y extraerlas es un trabajo difícil. Pero no tienes que hacerlo solo. Preséntale tu petición al Padre y pide ayuda.

¿Él lo resolverá? Sí, lo hará. ¿Lo resolverá inmediatamente? Tal vez. O tal vez parte de la prueba es incrementar tu paciencia. Algo es seguro: tendrás una calma contagiosa en la medida que le busques.

Responde:

¿Quién es el más afectado por cómo reaccionas antes una situación estresante?

¿Cómo definirías la palabra amabilidad? ¿Afirmarías que tus respuestas a otros en situaciones estresantes suelen ser amables? ¿Por qué o por qué no?

¿Cómo puede ayudarte el tener la certeza de que Dios está al tanto de tus circunstancias, a mantener una calma contagiosa?

Filipenses 4:5
5Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

S.Juan 16:33
33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total