jueves, 29 de noviembre de 2018

Peregrinos Y Extranjeros Día 6

Pablo: el dilema de partir o permanecer (Filipenses 1:21-26)
En este pasaje a los Filipenses, Pablo nos invita a acompañarle, como si de un pensar en voz alta se tratase, en su razonamiento personal sobre si asirse a la vida o abandonarse a la muerte. Esta elección no está en sus manos, ya que se encuentra en prisión esperando sentencia. Así que, esta reflexión, que a primera vista puede parecer paradójica, está basada en el caso de que tuviese oportunidad de escoger su destino. 
Por un lado, Pablo habla de la muerte como ganancia. Esta preferencia queda acentuada por el uso del término partir, que quiere decir “ponerse en camino”. Estar en el mundo es pues para Pablo un estado temporal cuya única consecuencia lógica es la salida, la muerte, para estar con Cristo que es mucho mejor. Así, da por sentado que su relación con Cristo en la muerte seguirá siendo dinámica.
Sin embargo, por otro lado, no cabe duda de que para Pablo, también en la vida, Cristo ha sido su devoción exclusiva. Ha vivido y vive en íntima unión con Cristo. Por lo tanto no es sorprendente que quiera continuar viviendo para seguir, glorificar y servir a Cristo. 
En este dilema, dado el caso que pudiese escoger, Pablo se decanta por permanecer, manteniendo la vista en el cielo pero los pies en la tierra. Es su relación con Cristo la que le motiva e impulsa a quedarse para contribuir a que los filipenses experimenten la misma bendición que él. Su permanencia en el mundo es la que justamente permite que los filipenses avancen en su fe en Cristo.
Estas palabras de Pablo son sin duda un revulsivo para nosotros hoy. Morir es perder la vida. Sin embargo, si al morir podemos afirmar que “para mí el vivir es Cristo”, no perdemos nada; ¡más bien ganamos! ¿Cómo y para quién vivimos? El desafío está en nuestras manos. ¡Que podamos exclamar como Pablo “para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”! 
Edith Vilamajó
Motivos de gratitud:
· Por la esperanza que tenemos de que estar con Cristo es mucho mejor
· Por la confianza de que la vida con Cristo es mejor que cualquier otra cosa.
Confesión: 
· Perdónanos, oh Dios, por no vivir siempre para ti. 
Peticiones:
· Que nuestra devoción en la vida sea Cristo y esto se manifieste en nosotros buscando íntima comunión con Cristo, y viviendo para seguirle, servirle y glorificarle
· Que nuestra permanencia en el mundo sirva para que otros avancen en su fe en Cristo. 
· Que vivamos una vida acorde con el pensamiento de que para nosotros el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 

Filipenses 1:21-26
21Si vivo, quiero hacerlo para servir a Cristo, pero si muero, salgo ganando. 22-23En realidad, no sé qué es mejor, y me cuesta mucho trabajo elegir. En caso de seguir con vida, puedo serle útil a Dios aquí en la tierra; pero si muero, iré a reunirme con Jesucristo, lo cual es mil veces mejor. 24-25Pero yo sé que ustedes me necesitan vivo. Por eso estoy seguro de que me quedaré, para poder ayudarlos a tener más confianza en Dios y a vivir felices. 26Así que, cuando yo esté otra vez con ustedes, tendrán más motivos para alabar a Jesucristo.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total