martes, 20 de noviembre de 2018

Elijamos siempre a Dios día 2

plan-image

Sin obediencia no hay milagros, Si, así como lo oyes. No importa cuanto sepas, o de que seas experto. Llega un momento en que fracasas; llega un momento en que por mas que intentas algo esto no te sale y te frustras o te desanimas. ¿Te ha pasado a Ti? Puede pasar lo mismo con tus estudios, en las relaciones con tu familia o noviazgo, etc. ¿Sabes qué nos hace falta? Ver a Jesús parado a nuestro lado y pedirle instrucciones. A lo mejor nos pediría que volviéramos a intentar lo mismo, pero ahora en su nombre. Tomándolo a El en cuenta y milagrosamente las cosas resultaran, Jesús esta vivo y está siempre de tu lado. Tómalo en cuenta en tus decisiones, se obediente y disfruta tu milagro.

S.Juan 21:1-14

1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: 2Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. 3Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada.Lc. 5.5.
4Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. 5Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces.Lc. 5.6.7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. 8Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.
9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. 10Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. 11Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. 12Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. 14Ésta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.
El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.
Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, y se puede usar solamente bajo licencia.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total