jueves, 27 de septiembre de 2018

Crecer en el conocimiento de Cristo Día 7

La fe se nutre de lo que el creyente entiende, no de lo que siente


Esta oración realizada por Pedro en la segunda carta que lleva su nombre, pide que la gracia y la paz «abunden» en los santos «por medio del, o en el conocimiento que tienen de Dios». Esto sugiere que deberán permanecer y avanzar en ese conocimiento, porque cuanto más uno avanza en el conocimiento de Dios, más uno crece en la gracia y la paz, y se experimenta el fluir del amor divino.

Sabemos, que la fe se nutre de lo que el creyente entiende, no de lo que siente. Entender, no significa que la fe no participa, pues no se trata de una fe que ignora, sino de una fe que entiende y conoce lo que sabe. El creyente no puede ser más de lo que sabe, ni puede saber más de lo que entiende.

La fe mística, lleva a que la facultad de pensar se reduzca a simples expresiones del sentir, y casi siempre, el misticismo crea emocionalismo. Es por eso, que Pablo nos exhorta, que nuestro culto debe ser racional, que se expresa en toda nuestra forma de vivir, y se nutre por orar y cantar con entendimiento.

El conocimiento espiritual y vivencial de Dios, es el gran medio por el cual se nos comunican todas las influencias de la gracia y de la paz. Dios obra en nosotros como criaturas racionales, de manera que concuerda con nuestra naturaleza intelectual y moral, por lo tanto, el conocimiento precede a todo lo demás. Así como no hay verdadera paz aparte de la gracia, tampoco hay gracia y paz, sin un conocimiento salvador de Dios.

La única forma de conocer a Dios, es «en» y «por medio de» «Jesús nuestro Señor». Porque Cristo, es el canal por el cual fluye toda bendición a los miembros de su cuerpo místico. Mientras más ventanas, tenga una casa, más luz entrará a sus habitaciones, del mismo modo, cuanto mayor sea nuestro conocimiento de Dios, mayor será nuestra medida de su gracia y paz.

Sin embargo, el conocimiento de Cristo del más maduro de los santos, no es sino fragmentario y débil y, por lo tanto, requiere un crecimiento continuo. Este crecimiento, viene cuando Dios dirige y usa los medios establecidos para el perfeccionamiento y fortalecimiento de los santos. La ignorancia, es una opción; pero la decisión de combatirla, es nuestra obligación. La ignorancia, es el peor enemigo del creyente, pues si desconocemos los derechos que han sido logrados por la obra de Cristo, no podemos disfrutar los beneficios, que Él nos ha otorgado por gracia.



Romanos 12:2
2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

1 Corintios 14:15
15¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018
Iglesia El Poder del Evangelio