viernes, 25 de mayo de 2018

Comenzando una relación con Jesús día 4

La oferta


Uno de los aspectos más relevantes de la fe cristiana es que esta relación con Jesús es siempre una oferta. Nunca es a la fuerza.

Una vez un hombre joven corrió a Jesús, preguntándole que necesitaba “hacer” para heredar la vida eterna (Marcos 10:17-22). Como Jesús con frecuencia lo hizo, dirigía la charla para permitir a este hombre verse claramente a sí mismo.
Así que Jesús ni siquiera le hizo una pregunta a este joven. Él solo empezó listando los mandamientos judíos, y el joven hombre interrumpió, "Sí, sí, ¡yo los he guardado todos!" Pero lo que ocurre después es más interesante. Marcos 10:21 dice "Jesús lo miró con amor".

Jesús lo miró. El no predicó un sermón. El no apuntó con sus dedos. En lugar de esto, Él miró directamente a este joven y dirigió la total atención de Su corazón y mente hacia esta persona, invitándola a comprometerse en una relación.
Jesús amó. Fue en la mirada que se desarrolló el amor. No fue en el estricto guardar las reglas o en las maravillosas obras del joven. Jesús lo miró y lo amó solo por ser él mismo.

Es claro que al joven hombre realmente le gustaba la idea de Jesús y quería tomar una buena decisión. Pero cuando Jesús hizo la oferta de una relación, lo hizo en el contexto de un compromiso completo: "Ve, vende tus posesiones y da a los pobres, y tu tendrás tesoros en el cielo. Luego ven, sígueme" (Mateo 19:21).
Cuando Jesús miró y amó a este hombre, El sabía exactamente qué necesitaba preguntarle para revelar su verdadero corazón. Presionando sobre el tema de las posesiones, Jesús tocó el verdadero asunto para este individuo en particular.
Así que Jesús lo miró, lo amó, y puso ante él la opción por una relación. Aún así, el joven se fue. Esta es la sorpresa de Dios. Dios tiene todo el poder en una relación con cada uno de nosotros, pero sorprendentemente nos da la libertad de decirle sí o no.

A veces la gente dice, "Si Dios quiere que todos nosotros tengamos una relación con Él, ¿por qué El no solo nos pre-programa para que lo hagamos?" Pero el amor no puede ser pre-programado. Si nosotros fuésemos forzados a decir sí a Jesús, forzados a ser cristianos, esto iría en contra de la esencia del carácter de Dios y el tema central de la cristiandad—principalmente que la oferta de Jesús está basada en el amor, la forma más pura de amor. 


Marcos 10:17-22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El joven rico

(Mt. 19.16-30; Lc. 18.18-30)

17 Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
18 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.
19 Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.
20 El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud.
21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.
22 Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.



Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018
Iglesia El Poder del Evangelio