viernes, 7 de julio de 2017

Como ser libres de la Inseguridad Día 5

“Sé libre del peso de la inseguridad”

No obstante, si estas promesas no nos satisfacen; si necesitamos que la aprobación de los demás nos dé validez; si las críticas o el rechazo nos debilitan; si vemos un patrón regular de desobediencia a Cristo, porque queremos evadir la atención o porque la exigimos; si estamos atrapados en pecados cotidianos o adictivos que nos permiten aliviar nuestros temores; entonces nuestra inseguridad nos indica que tenemos un problema: hemos erigido un ídolo. Tenemos un dios falso que tenemos que tumbar, un peso por el pecado que es necesario dejar a un lado (Hebreos 12:1).

Evitar pensar en la inseguridad no nos libera de ella. Dios quiere que la examinemos aunque temamos hacerlo. Sin embargo, no debemos hacer caso a nuestros temores, porque no nos dicen la verdad. Si venimos a Cristo con nuestro pecado y deseando arrepentirnos, Él nos dice:

• No te voy a condenar porque fui condenado por ti (Juan 8:10, 2 Corintios 5:21).
• Ven a mí y te daré descanso (Mateo 11:28).
• Te amaré para siempre y nunca te fallaré (Salmos 103:17).
• Te llenaré de la paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:6-7).
• Te voy a hacer más seguro de lo que jamás soñaste (Salmos 27:5; 40:2).

Hay un final para la inseguridad y todas las batallas carnales que ella genera. Terminan en Jesús. 
Traigamos todas nuestras inseguridades a Él y cambiémoslas por el yugo ligero de su gracia (Mateo 11:29-30).
 

Hebreos 12:1Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Puestos los ojos en Jesús

12  Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,
 

Juan 8:10Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?
 

Mateo 11:28-30Reina-Valera 1960 (RVR1960)

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
 

Filipenses 4:6-7Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018

Campaña de Sanidad y Liberacion Octubre 2018
Iglesia El Poder del Evangelio