La Salvación

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

La Oración

Es una conversación o un dialogo de nuestro Espíritu con Dios. Es la comunicación directa de nuestro Espíritu con el Padre Celestial. Juan 4: 23-24.

El Testimonio

La palabra testimonio viene del griego mártir («μάρτυρας», «testigo») que hace referencia a quien da fe de algo debido a que lo ha vivido o presenciado.

Principio de Siembra y Cosecha

“Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21).

miércoles, 20 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 11

plan-image

Entrenamiento avanzado 

Entrenar es esencial para el aprendiz de Jesús. 

“Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos [se disciplina y se controla en todo]. ¡Y lo hacen para ganarse un premio [una corona] que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para recibir un premio [una corona] que dura para siempre.” 1 Corintios 9:25 TLA (entre paréntesis añadida) 

Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor. Efesios 6:4 NVI 

En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual. Hebreos 5:14 

NVI Es verdad que el ejercicio físico ayuda a que todo el cuerpo esté sano, pero es mucho mejor esforzarse por confiar cada vez más en Dios, porque nos hace bien aquí en la tierra y también nos servirá cuando vivamos en el cielo. 1 Timoteo 4:8 TLA

Me pregunto cuántos momentos de entrenamiento he calificado erróneamente como inconveniente, castigo, mala suerte, mi culpa o la culpa de otros. Estoy convencido de que Jesús quiere redimir todos esos momentos. Aprender cómo extraer lo mejor de los momentos de entrenamiento toma su tiempo. Un día no sabes cómo, al día siguiente, sí. Cada día que abre paso a lo nuevo, importa. Es con el tiempo que el entrenamiento da resultados. Hubo un tiempo en el que no entendía qué pretendía Dios en mi jornada de entrenamiento. Pensaba que se trataba más de vigilarme, de esperar a que cruzara el límite para que administrar su castigo. Esta creencia falsa tenía un gran poder en mi vida. Fue un evangelio falso centrado en el pecado y el castigo. Esa forma de pensar no favorece a la intimidad ni a una buena versión de uno mismo. 

Bajo ese viejo sistema de creencias, cuando surgían dificultades o inconvenientes en mi vida estaba convencido de que Dios los estaba usando para castigarme o vengarse. Ahora todo lo veo como entrenamiento. Si entiendes el corazón del Padre y cuál es su objetivo con tu corazón, entonces vas a entender para qué te está preparando y entrenando. Para ¡MÁS! Es por eso que el arte de vivir curioso es de tanta ayuda para el guerrero en entrenamiento. Presentando nuestras preguntas a Dios en oración lo establece en su legítimo lugar de Maestro y a nosotros en el lugar más seguro, el de estudiante. Si Dios va llegar a ser más y hacer más en tu vida, entonces es de vital importancia que tenga mayor acceso a tu corazón. Vivir descuidando el corazón e ignorando la Narrativa Épica y cómo ésta funciona es una garantía de ser víctima mortal, no guerrero. 

Para renovar tu corazón, Jesús tendrá que revisar tu sistema de creencias. Lo que ves, lo que escuchas y concluyes… lo que crees en todas y cada una situación importa… ¡Porque tiene autoridad sobre tu vida! 

Pero está bien. ¡Sólo espera los resultados! Un guerrero no se impone por violencia , ni oblig a cambio en otros . Él solo ofrece lo que es y lo que sabe: una posibilidad peligrosa porque nunca sabes cómo otro portador de la imagen de Dios puede responder. Nunca sabes quién está a favor o en contra de un hombre con un corazón afirmado. Jesús no los ganó a todos, tampoco lo harás tú. La pregunta para un hombre orientado es la siguiente: 

¿Cómo vivirás, sabiendo lo que sabes, entre personas que lo ignoran? 

La respuesta es vivir con paciencia, con amabilidad, siendo generoso, cariñoso y resoluto. Este es el ejemplo de Jesús y es la vida que nos invita a compartir.

S. Lucas 4:13
13Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.
1 Corintios 13:11
11Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.








lunes, 18 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 10

plan-image

Entrenamiento básico 

Entrenamiento básico 1: Permanecer conectados al rey 

El primer y más importante principio de nuestro entrenamiento es lo siguiente: debemos permanecer íntimamente conectados con el rey, nosotros en él y él en nosotros. Pase lo que pase, los guerreros se mantienen cerca del rey. Nuestra vida está en Jesús y Él es la fuente de vida. A través de su profunda conexión con el Padre, Jesús nos mostró cómo podemos, de forma similar, vivir nuestras vidas unidos al Padre. Además, nos enseña por qué debemos hacerlo. Jesús quitó todo lo que impedía nuestra intimidad con él y con el Padre (su oración en Juan 17 lo confirma). 

Entrenamiento básico 2: Pelear por la libertad 

Traer libertad a los corazones cautivos no es mera abstracción. Es tan verdadero como el amigo que lucha contra el alcoholismo, la esposa agobiada con heridas de un abuso sexual en su niñez o el hombre sentado en la fila de atrás de la iglesia que está contemplando suicidarse. Ellos son el motivo por el que luchamos. Están heridos, atados y bajo la crueldad de un enemigo que no pueden ver en una guerra que no entienden. Un guerrero sabe muy bien que “Ese solía ser yo”. Entonces, siente compasión por los quebrantados y oprimidos. 

Entrenamiento básico 3: Ver con los ojos de tu corazón 

Por medio de Cristo y en Cristo somos libres, pero aun así el pasado nos arrastra como una fuerza gravitacional hacia las formas de vivir anteriores de nuestra naturaleza pecaminosa. Por eso, después de la curación inicial de nuestras heridas (durante la cual confesamos y nos arrepentimos tan frecuentemente como sea necesario), seguimos alertas y nos comprometemos a renunciar a todo lo que el enemigo haga para impedir nuestra libertad. Somos entrenados como hijos amados de nuestro Padre para ver, escuchar y discernir entre la presencia y las voces de dos reinos: el de la vida y el de la muerte. Esto es lo que está haciendo nuestro Padre en los corazones y en las vidas de sus hijos amados. Es lo que Jesús practicaba y así nosotros debemos también. 

Entrenamiento básico 4: Escuchar y tener la paciencia 

Todo requiere entrenamiento, lo que hacer, lo que no hacer y el aprender a tener cuidado al sacar conclusiones. El ser impostor se enloquece con facilidad y quiere decirnos cómo actuar, cómo reaccionar, juzgar o acusar. Cada momento está compuesto por una multitud de circunstancias movedizas, no es solo una. 

El corazón de un guerrero debe aprender que Dios es bueno y que desea el bien para nuestras vidas y para la vida de otros. El objetivo del Padre es desplegar a sus hijos amados en distintas situaciones en las que Él quiere la presencia del Reino. Aprender a volverse esa presencia toma tiempo. 

Entrenamiento básico 5: La soledad y ser astuto 

Quedarse quieto (Salmo 46:10) es una práctica diaria para un guerrero; algo que no es lo habitual para la mayoría de los hombres. En Mateo 6:6, la Biblia describe de forma linda el trabajo de seguir las instrucciones de Jesús acerca de orar a solas. Jesús nos dice, 

“Esto es lo que quiero que hagan: encuentren un lugar silencioso, apartado para que no estén tentados a representar un papel con Dios. Solo estén allí tan simple y honestamente como puedan. El enfoque cambiará de ustedes a Dios y comenzarán a sentir Su gracia”. 

Solo al practicar la quietud con ánimo, dejando a un lado todo el ruido y ajetreo de la vida, un hombre puede encontrar verdaderamente a Dios. En la quietud y en el silencio, se aprende el juicio; algo que puede poner en práctica cuando se encuentre en el medio de la batalla. Si un hombre no puede practicarlo cuando todo está quieto, no habrá manera de hacerlo cuando vuelen las flechas. 

Entrenamiento básico 6: Moverse en gloria 

Las cartas de Pedro, Santiago, Juan y Pablo dirigidas a los creyentes del primer siglo se escribieron con la expectativa que quienes las leyeran deberían “mejorar” porque estaban equipados y orientados para mejorar. Los viejos corazones de piedra (Jeremías 17:9; Ezequiel 11:19) se habían cambiado por corazones nuevos en los creyentes (Jeremías 24:7; Ezequiel 18:31). Ahora, en el centro de su ser, en el corazón, fueron hechos nobles y buenos (Lucas 8:15). ¡Así es también con nosotros! Nosotros también debemos aprender a vivir nuestras vidas desde el buen corazón que está dentro de nosotros. Nuestro Padre nos invita a mejorar, a convertirnos en más – más amorosos, más amables, más pacientes, más como Jesús en nuestros pensamientos, palabras y hechos y más como lo que somos verdaderamente como hijos amados. 

Entrenamiento básico 7: Amor 

Fuimos creados para el amor y es con amor que Dios nos restaura. Nuestro trabajo como hombres es, en primer lugar, recibir y encontrar a Dios y luego ofrecerlo a otros, porque Él es amor. Amor es el negocio familiar del reino. Necesitará algo de entrenamiento y todo lo que tenemos y somos como hombres para proteger el amor y verlo realizado. El amor no ocurrirá sin luchar. Sin embargo, si luchamos por el amor el resultado es seguro. Él se hizo humano como nosotros para que pudiéramos ser como él (gloriosos, Romanos 8). 

La mayor parte de nuestra vida y de la vida de los que nos rodean, hemos vivido con un amor tan condicional que el cambio vital hacia vivir bajo un amor incondicional toma su tiempo. Un hombre no puede simplemente ponerse a trabajar y hacer que suceda en un momento. El amor es algo que sucede a un hombre y entonces afirma el corazón dentro de él. ¿A qué se parece el amor? Jesús. ¡A Jesús!
S.Juan 17
Jesús ora por sus discípulos
1Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; 2como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. 3Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. 4Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. 5Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
6He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. 7Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; 8porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. 9Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, 10y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. 11Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. 12Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.Sal. 41.9. 13Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. 14Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. 18Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 19Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.
20Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 22La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 24Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. 25Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. 26Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.

Salmos 46:10
10Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

domingo, 17 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 9

plan-image

Nuestra Historia en la Narrativa Épica 
La Narrativa Épica es el punto de confluencia entre las esferas físicas y espirituales. Existen dos reinos en la esfera espiritual y están dando batalla sobre el corazón humano. La Narrativa Épica es el contexto de nuestra historia … la historia del amor más esplendido entre medio de la batalla más feroz. Hay un personaje en la Narrativa Épica en la que estamos que está determinado a desviarnos y asegurar que no encontremos nuestro lugar legítimo ni el rol que debemos cumplir. Este gran villano se opone a que vivamos plena y libremente porque sabe el impacto que causaríamos si viviéramos así. 
Para que podamos entender en qué contexto encaja nuestra historia, debemos entender el carácter de la Narrativa Épica y sus personajes. Los conejos y las ardillas cuentan una versión de la historia un tanto diferente a la de los vaqueros y los nativos; o los extraterrestres y los caballeros Jedi, los Rangers del norte y los Orcos de Isengard. La relación entre los personajes y el contexto de la historia es inseparable. Es aquí donde hay un punto ciego en la jornada masculina. 
Es como si el enemigo hubiera declarado lo siguiente: tenemos que engañarlos, mentirles acerca de quiénes son y de qué se trata verdaderamente la vida. Debemos correr un par de grados el contexto de sus vidas para que nunca encuentren descanso para sus corazones y que nunca asuman sus verdaderos roles. Debemos impedir que vean a su Creador, que los ama, ofreciéndoles la ilusión del control y una meta de comodidad. Es una vida en el que se pueden conformar pero que nunca pueden alcanzar. 
Resignarse a una historia menos importante es una condición, una debilidad de los hombres que el enemigo aprovecha sin dejar desperdicios. Es como la kriptonita. En su ensayo This World: Playground or Battlefield, A. W. Tozer escribe lo siguiente:
“Los cristianos en general han aceptado la idea de que el mundo es un lugar de juegos y no un campo de batalla. Tener una perspectiva correcta de Dios y del mundo futuro requiere que tengamos la perspectiva correcta del mundo en el que vivimos y de nuestra relación con él. Es tanto lo que depende de ello que no podemos arriesgarnos a ser descuidados”. 
La vida para la que estamos destinados, la que nos ha sido concedida por Dios, es frágil y gloriosa. Debe ser entendido, aprendido y practicado. Charles E. Fuller, fundador del seminario Fuller, dijo una vez: 
"la comunión con Dios significa la guerra con el mundo". 
También, Oswald Chambers escribió, 
“Tanto en naturaleza como en gracia, la vida sin guerra es imposible. Debo aprender a luchar en contra de y superar todo lo que se levanta en mi contra y así alcanzar el equilibrio de la santidad. Entonces, encontrar oposición se vuelve un placer”. 
Nuestros enemigos son veteranos implacables y diabólicos y se oponen a todo lo que es bueno en nosotros y en el mundo. No debemos temerlos, pero sí entenderlos y respetarlos. Jesús inició una revolución en su contra y a nuestro favor. 
Ahora, Él nos encarga con continuar su lucha por nuestros corazones y por los corazones de otros. Los hombres no pueden unirse a Jesús en traer el Reino, ni en avanzar la libertad, ni cuidar a los heridos, ni liberar a los cautivos si son “pacifistas”. Jesús no fue pacifista. Tampoco deberíamos serlo nosotros. Él es el príncipe de paz, una paz por la que se lucha. Es una paz que se encuentra al otro lado de la batalla. Es una paz por la que vale la pena luchar y que vale la pena mantener. 
En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente: 
Dios Padre, ¿qué me impide entender mi rol en la Narrativa Épica? 
Jesús, ¿dónde me distraje con una historia inferior? ¿Hay alguna parte de mi historia (positiva o negativa) en la que perdí la importancia de lo que estaba sucediendo de verdad? 
Espíritu Santo, trae convicción a las áreas de mi vida en las que no he luchado contra mi egoísmo o contra las mentiras de Satanás.
Génesis 3:1
1Pero la serpienteAp. 12.9; 20.2. era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

sábado, 16 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 8

plan-image

Hecho a la medida 

Todos los hombres desean el amor. Los hombres quieren ser apreciados, solicitados e invitados. Quieren pertenecer. Todo hombre tiene el deseo profundo de ofrecer su fuerza y su valentía. Desea ser importante. Todo corazón masculino desea tanto recibir como dar el amor. Los hombres fueron creados para amar y la bondad amorosa es el estándar por el que todo hombre quiere ser conocido. El amor es la forma en que los hombres (y, obviamente, las mujeres) portan la imagen de Dios. 

La vida se desvía cuando un hombre es criticado severamente y cuando sus esperanzas no se cumplen, o aún peor, se destruyen. 

Los ingredientes más importantes del amor son la validación, la aprobación, el mérito, la pertenecía y la importancia. 

Los límites a los que un hombre puede llegar para obtener tales ingredientes pueden ser gloriosos o peligrosos. El amor provoca tanto los más grandes éxitos como las peores tragedias. El amor puede afirmar un corazón e incluso puede liberarlo, pero las distorsiones del amor pueden arrestar y aprisionar a un hombre. Las heridas más graves del corazón son consecuencia de las perversiones del amor: celos, traición, infidelidad y odio. 

El enemigo de nuestra vida, de nuestra identidad de amados, solía disfrutar del amor. Satanás sabe muy bien que el amor es la cosa más maravillosa que existe y que el poder del amor incondicional libera corazones. Por eso está totalmente resuelto a tergiversar el significado del amor. Utiliza cualquier engaño y medio a su disposición para tomar ventaja de nuestros momentos dolorosos. Siempre el oportunista, Satanás planta sus mentiras acerca del amor en nuestro corazón; acerca de Dios, de otros y de nuestra propia capacidad de amar para crear una falsa imagen que utilizaremos como si fuera verdadera. Esta imagen falsa nos impide dar y recibir amor en libertad y fuimos creados precisamente para ese propósito. 

Todos los hombres tienen un ser impostor, una criatura hecha a la medida y construida como resultado de las heridas del corazón. 

La Biblia se refiere a este ser impostor como “la naturaleza pecaminosa ”. Este impostor, este traidor, surge de las estrategias que un hombre arma para vivir. Crea programas internos para evitar el dolor u obtener placer. Su método de autoprotección, autopromoción y autosuficiencia es la construcción del ser impostor como un esfuerzo de lograr recibir amor. Al enemigo le encanta colaborar porque sabe que el ser impostor (la naturaleza pecaminosa) le impide apreciar el Amor Verdadero y una Vida Verdadera. Eso tiene que terminar. 

En la lucha de reclamar nuestro corazón completo, debemos dejar de recurrir a fuentes secundarias de validación y valor. 

En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente

Padre, ¿qué ves mi corazón que no es Tuyo? 

Jesús, muéstrame cómo reconocer el imagen y el comportamiento de mi ser impostor. ¿Cómo se defiende y cómo se promociona? 

Espíritu Santo, muéstrame cómo he dejado de buscar en Ti la validación y el valor que solo Tú puedes dar
1 Juan 4:7
7Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

viernes, 15 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 7

plan-image

Terapia Intensiva 

Debido a que hubieron batallas en nuestra vida que no supimos luchar y que nadie lucho por nosotros, las pérdidas grandes y pequeñas se han acumulado. Sin embargo, no volvemos al pasado para quedarnos atascados, lamentándonos por un momento de nuestra historia. Volvemos para verlo, entenderlo, e intercambiar nuestra debilidad por tu integridad para luego avanzar. 

Es de suma importancia encontrar lo que impide que un hombre reciba y ofrezca amor, porque, en su mayoría, los hombres están estancados. Mezclan el pasado con el presente aportando pedazos de un corazón herido y no afirmado. En el libro La cabaña, Paul Young escribe lo siguiente: 

“El dolor tiene poder para cortarnos las alas e impedirnos ser capaces de volar. Y si eso queda sin resolverse mucho tiempo, tú podrías olvidar que fuiste creado para volar”. 

¿Qué busca un hombre para salir adelante y encontrar consuelo? Quizás es mejor preguntar ¿qué busca a un hombre cuando está herido, enojado o sobrecargado? Para que un hombre sea libre, debe armar un inventario de todos los “paquetes” que se han acumulado en lo secreto de su corazón. ¿Cuáles son esos “paquetes”? ¿Cómo es que las mentiras que contienen influyen tanto en la forma de pensar y de actuar de un hombre? 

La pregunta no es si existen tales paquetes, sino cuántos son y cuál es la consecuencia de que estén allí. Estas heridas garantizan que tener un corazón quebrantado sea una experiencia universal en todas nuestras historias. Cada momento doloroso agobia al niño mientras hace su mejor esfuerzo por convertirse en un hombre. No funciona. 

Tómate tu tiempo. Toma un cuaderno y transpórtate a tu pasado doloroso codo a codo con Jesús. Toma la mano de Jesús mientras buscan esos paquetes dolorosos. 

En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente: 

Padre, ¿cuándo recibí las heridas más profundas de mi corazón? Espíritu Santo, ¿qué mensajes contienen (sean verdaderos o falsos)? 

Jesús, sé que aquí y ahora puedo intercambiarlas por curación a través de Ti. Muéstrame cómo.
Salmos 139:23-24
23Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
24Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.
 
 


jueves, 14 de marzo de 2019

El Corazón De Un Guerrero Día 6

plan-image

¿Él es bueno? 

Todos los hombres han tenido figuras de autoridad en su vida y mucho de lo que perciben acerca de Dios y de lo que proyectan en Dios ha sido influenciado por tales figuras de autoridad. Esta “lista de autoridades” está encabezada por su padre terrenal. 

La forma en la que tu padre trató tu corazón te ha formado y aporta mucho a la manera en la que percibes a Dios. 

Partiendo de los distintos matices de equivocaciones, los hombres deben transitar el camino con Dios para descubrir quiénes son y no son. Igual de importante es descubrir quién es y no es Dios . 

Por empezar, Dios no es nuestro padre terrenal. Al igual que nosotros, nuestros padres fueron hombres heridos con corazones heridos. Ellos vivieron la misma historia que nosotros estamos viviendo (la narrativa épica de amor en medio de una guerra feroz). Suelo escuchar los hombres decir: “Mi papá hizo lo mejor que pudo”. Eso se puede interpretar como una excusa o como compasión. Todo depende de cuánto conoce el hijo de la historia de su padre. La mayoría de los hombres entre 30 y 50 años no conoce la historia de su padre. No tienen el derecho de decir que su papá hizo lo mejor que pudo. Lo que un hombre descubre al conocer la historia de su padre suele cambiar su opinión de él. Puede reemplazar las malas interpretaciones y excusas por empatía y compasión. 

Además de nuestros padres, otras figuras de autoridad han accedido a nuestro corazón a lo largo del camino de la masculinidad. Algunos tuvieron un impacto positivo, pero otros, debieron proveer y cuidarnos y no lo hicieron. Están los entrenadores estrictos que nos castigaban con ejercicios extra, maestros exigentes que disfrutaban señalarnos cuando respondíamos incorrectamente, pastores gritándonos, hermanos mayores que nos avergonzaban, madres que nos “sobrevivieron”, supuestos amigos perdidos en sus propias historias pequeñas que nos traicionaron. Todos estos reflejan una realidad que reafirma con una máxima que espero que memorices: los corazones heridos hieren otros corazones

Si un hombre vive con una sensación de desconfianza en el Padre en lo profundo de su corazón masculino, entonces convertirse en el hijo amado será algo inalcanzable, caminar con el Padre será imposible, y pelear por el reino no irá bien. 

En este punto es donde la mayoría de los ministerios de hombres caen lamentablemente corto de su estándar. Su tendencia está en comenzar a entrenar a los hombres en qué hacer (o qué no hacer) y en cómo vivir. En otras palabras, se enfocan en la conducta de los hombres en lugar de ocuparse de redimir y trabajar en el fundamento de su identidad masculina y en la identidad de Dios. Cuando tratan el tema de la identidad, suelen hacerlo con una lista de verdades bíblicas para memorizar o párrafos con características a las que deberíamos aspirar. 

No está mal eso, pero es una lista sin fin y no nos ayuda. Hay un momento apropiado para esa educación. Pero aprender acerca del espacio no nos hace astronautas, leer acerca del océano no nos hace marineros y memorizar consejos y técnicas de comportamiento no nos hace santos. Como dice el dicho “ponen la carreta delante de los bueyes”. 

Para poner las cosas en orden, debemos comenzar con las características verdaderas del corazón de Dios. Los obstáculos más grandes que nos impiden ser hijos amados son las mentiras que hemos creído acerca de nuestro Padre celestial y haber creído que Dios no es absolutamente bueno. 

En tu tiempo a solas con Dios, pregúntale lo siguiente: 

Jesús, ¿quién me ha pasado información acerca de mi Padre celestial? Espíritu Santo, ¿qué he creído acerca de Dios que está ligado a mi relación con mi padre terrenal? 

Dios Padre, ¿qué pasa si esa información es errónea? ¿Qué pasa si en realidad esas son mentiras maquinadas para mantenerme alejado de la Persona que más me ama?
Proverbios 22:6
6Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
 

Páginas vistas en total