La Salvación

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

La Oración

Es una conversación o un dialogo de nuestro Espíritu con Dios. Es la comunicación directa de nuestro Espíritu con el Padre Celestial. Juan 4: 23-24.

El Testimonio

La palabra testimonio viene del griego mártir («μάρτυρας», «testigo») que hace referencia a quien da fe de algo debido a que lo ha vivido o presenciado.

Principio de Siembra y Cosecha

“Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21).

sábado, 18 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios (Final)

plan-image


La vida eterna es una persona: Cristo


4. Establecer el dominio eterno

El único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. El sacerdocio eterno es de todos. Tenemos diferentes funciones, pero todos los hijos de Dios pertenecemos a ese sacerdocio. Hagamos consciencia en las personas y realicemos de manera diferente todo, para que puedan entender que la obra del ministerio se realiza en la función y asignación que Dios dio. Si es un obrero, empresario, profesional o demás funciones, están en función del propósito eterno del Padre.

Ellos son los que van a hacer la obra del ministerio, el problema es que por años nos heredaron un modelo sacerdotal católico, donde se separó lo secular de lo espiritual. El ministerio debe ser entendido y las personas deben recibir una capacitación para que sean reales evangelistas, pastores, maestros, profetas y apóstoles, que realicen la asignación donde Dios los colocó. 

Debemos romper el modelo de los escogidos, «que son los ungidos». La unción no es una cosa, sino una persona: Cristo. Todos tenemos la misma medida de Cristo y su dimensión, se debe desarrollar. El modelo es un cuerpo, donde cada uno hace una función importante y vital dentro del desarrollo del propósito del Padre.

5. Administrar el pacto eterno 

Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno. Para llevar a cabo correctamente la manifestación del propósito eterno, tenemos que administrar correctamente el pacto eterno.

El nuevo pacto es eterno, siempre existió. Había hombres que estaban físicamente o cronológicamente en el antiguo, pero operaban en el kairos del nuevo. El nuevo pacto no tiene nada que ver con el tiempo, porque es eterno. Hay hombres que están parados en el tiempo del nuevo pacto operando en la realidad del antiguo, no tiene que ver con el tiempo, sino con el espíritu que cargas.

6. Disfrutar del reino eterno

Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

7. Echar mano de la vida eterna 

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Tengamos en cuenta que El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. La vida eterna es una persona y necesitamos usar la vida eterna. Necesitamos cambiar la manera y dinámica de aquello que hacemos hasta que Cristo sea todo en todos. 

1 Timoteo 6:16
16el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.
Hebreos 13:20
20Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,
2 Pedro 1:11
11Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
1 Timoteo 6:12
12Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.
1 Juan 5:12
12El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

viernes, 17 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 7

plan-image

Eres el lugar santísimo 


El orden de Melquisedec del sacerdocio eterno, no tiene genealogía. Eso era inusual, porque en el orden del antiguo pacto, todo era basado en la genealogía. La familia y la descendencia de dónde provenía el sacerdocio era importante, tenía que presentar sus credenciales para ser un sacerdote porque pertenecía a la tribu de Leví. 

En el orden de Melquisedec nuestra procedencia terrenal no tiene ninguna importancia. Melquisedec no se presentó con nombres delante de Abram para mostrar que era legítimo. Abram vio a Melquisedec, reconoció que era un sacerdote y se sometió a él. Debemos entender que nuestra seguridad no está en quienes somos según los hombres, sino la identidad en Dios. Debemos saber que somos de procedencia divina, que salimos, fuimos escogidos y predestinados por Dios. Hacemos lo que Dios nos dijo, por tal motivo nuestra genética natural no gobierna lo que realizamos. Los pensamientos naturales y la cultura donde vivimos no gobiernan lo que hacemos.

El orden al que pertenecemos no tiene altar, utensilios, aceites, pañuelos, manos ungidas, aguas milagrosas ni ninguna de esas cosas, sino Palabra que bendice a las personas, que los afirman en la verdad presente y declaran aquello que Dios dice. Operamos en el orden de Melquisedec no un día del año, sino por siempre, estas allí permanentemente, tienes la luz del Espíritu, la vida de Dios y su gloria. No operas desde el lugar santísimo, eres el lugar santísimo. 

Como la iglesia opera en el sacerdocio eterno, es tiempo de cambiar el concepto que tenemos de ella. La iglesia no es un grupo religioso que se reúne cierto día de la semana para hacer actividades religiosas. La definición de iglesia es, una agencia de reconstrucción de personas, familias y sociedades. La iglesia es una agencia espiritual, pero con una función terrenal. La iglesia es la embajada del reino de Dios en la Tierra. La iglesia es la expresión de Dios en la Tierra. La iglesia es la responsable de reproducir el propósito eterno de Dios. La iglesia es la que determina el estado y la condición de cada nación, no son los partidos políticos. La iglesia es la canalizadora de los recursos divinos para redimir la creación. La iglesia es la portadora del único mensaje de buenas noticias para el destino del mundo. La iglesia es la encargada de enseñar a las naciones para que vivan correctamente. La iglesia es la agencia de beneficencia pública más importante que debe tener el planeta. La iglesia es la escuela integral para el propósito del éxito del hombre. La iglesia es la agencia internacional de inteligencia y sabiduría divina. 

Nuestra función es perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. No somos llamados a hacer la obra del ministerio, sino a perfeccionar a los santos para que lleven a cabo el propósito. La obra del propósito es que Cristo sea todo en todos, eso lo logran los santos. Perfeccionamos a los santos para que hagan la obra del ministerio. La obra del ministerio no es llevada a cabo en el ámbito eclesiástico. La obra del ministerio es lo que hacen los santos todos los días de su vida en el entorno donde se mueven, por tal motivo necesitamos cambiar el énfasis y consciencia del ministerio.

Hebreos 5:6
6Como también dice en otro lugar:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.

Hebreos 5:10
10y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Hebreos 7:1
1Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,

Hebreos 7:11
11Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

jueves, 16 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 5

plan-image


La revelación de Cristo


3. Portar la gloria eterna.

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria. Cada vez que los hombres o pueblo de Dios en el antiguo pacto, en las sombras, pasaban por una crisis, Dios respondía con una revelación de Cristo. No había agua en el desierto y se iban a morir de sed, Dios respondió con una revelación de Cristo, una roca. Nos vamos a morir de hambre, Dios respondió a la crisis con una revelación de Cristo, el maná. Llegaron a Mara, el agua era mala no se podía tomar, estaba amarga, Dios respondió con una revelación de Cristo, un árbol. En el desierto hacía calor en el día y frio en la noche, Dios responde con una revelación de Cristo, columna de nube y de fuego. Moisés trató con un Faraón necio que no los dejaba ir, Dios mostró su poder varias veces y el Faraón no desistía, había crisis en el pueblo porque creían que nunca serían libres, pero el Señor respondió a esa situación con una revelación de Cristo, un cordero. Cada vez que el pueblo de Dios estaba en una crisis, Él respondió con una revelación de Cristo. Abram estaba cansado de pelear, venía de enfrentarse con los reyes que habían despojado a su sobrino, cuando llegaba cansado Dios respondió con una revelación de Cristo, Melquisedec. Por ser el pueblo de Dios incrédulo, Él envía serpientes para que los muerda en el desierto, causa muerte en muchos y pidieron ayuda, el Señor responde a esa crisis con una revelación de Cristo, una serpiente de bronce levantada en el desierto.

Hoy no es diferente, porque cuando pasas por cualquier crisis el remedio de Dios sigue siendo el mismo, lo que necesitas es una revelación más grande de Cristo, porque te hará ver la situación como nada. En medio de la crisis solo se necesita la revelación de Cristo. 

Ese es el sacerdocio según el orden de Melquisedec. No es el orden de la denominación que te dio un diploma o una credencial, sino el de Melquisedec el cual es el único eterno, los demás son temporales. Abram acababa de pelear con los reyes que habían despojado a su sobrino, los derrotó y recuperó todo. Se revela Melquisedec, rey sacerdote de Salem y bendijo a Abram, declarando la Palabra y recordándole la promesa de Dios en su vida, esa es la más grande bendición.

Cuando estamos ministrando, las personas deben salir conscientes que son bendecidos, deben recibir la Palabra, eso es bendición. Bendecir es darles la Palabra.

2 Corintios 4:17
17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

miércoles, 15 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 4

plan-image

La Palabra produce vida


Si vamos a manifestar el propósito eterno del Padre, necesitamos tomar las cosas de lo eterno. Para eso necesitamos predicar el evangelio eterno. El evangelio es eterno, algunos piensan que inició después de la cruz. El evangelio es eterno porque nace en el propósito eterno del Padre.

Las buenas nuevas fueron predicadas en Génesis a Eva, le dijeron: tu simiente va herir en la cabeza a la simiente de la serpiente; eran buenas noticias, era el anuncio de la redención y lo que Dios tenía en su propósito eterno en el evangelio. También se predica el evangelio a Abraham: en tu simiente, Cristo, serán benditas todas las familias de la tierra; él creyó y a través de eso su fe fue contada como justicia. 

Cuando lees la Biblia con naturaleza de pecado, lees condenación, produce miedo. Cuando se revela la Palabra con la naturaleza de Cristo, lo que ves es justificación, vida, amor y justicia. Vemos dos cosas diferentes, la naturaleza de Adán ve una Biblia y produce miedo, pero la de Cristo lo ve a Él desde Génesis en el árbol de la vida y termina en Apocalipsis con su revelación. La Palabra no produce muerte ni condenación, expone el evangelio eterno. La Palabra produce vida y justificación. Lo que vemos y enseñamos de la Escritura, indica el espíritu que cargamos, si el de la religión farisaica o el de Cristo.

Un ministro del evangelio, de las buenas noticias, no le dice a los hijos de Dios: «no estén tan seguros de su salvación, pueden condenarse, necesitan cumplir con una gran lista de cosas, que Dios los puede castigar, que hay condenación o un diablo que los persigue todo el tiempo por un descuido que tengan, por dejar de estar de rodillas o cualquier cosa que ellos llaman vida espiritual». Si ese ministro hace eso, es porque no es del evangelio eterno. Es un ministro de malas noticias, que enfatiza la naturaleza de Adán, es un diablo, (en el griego acusador es diablo).

No somos llamados a decir a las personas lo que eran en Adán, todos sabemos lo que fuimos en él. No se trata de enfatizar aquello que fuimos, que debería ser una vergüenza, sino debemos declarar lo que somos, la realidad del Hijo, Cristo en nosotros, lo que tenemos como herencia, eso que Él ya hizo y declara a nuestra vida, aunque los ojos no lo ven, pero Dios llama las cosas que no son como si fueran.

Génesis 22:18
18En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra,Hch. 3.25. por cuanto obedeciste a mi voz.


martes, 14 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 3

plan-image

La predestinación no es una doctrina 


Todos los hombres fueron predestinados para ser hijos de Dios, el problema es que aquel que no lo ve así, no va a funcionar así. Fuimos predestinados para ser adoptados como sus hijos, por medio del puro afecto de su voluntad. 

No estamos visitando la gracia, es parte de nosotros. ¿Tienes miedo de perder los intestinos? ¿Tienes miedo de perder la cabeza? Nadie piensa en eso, ¿por qué? Porque de ese modo nos concebimos, es parte de nosotros, no pensamos en perder uno de los miembros. La salvación, la vida, lo que Dios nos da no se puede perder, es parte de nosotros, fuimos diseñados de ese modo. No podemos seguir pensando que la salvación es algo que se pone y quita, como si fuera una prenda de vestir, hay cosas que se cambian, pero esto no. 

No te vestiste con la naturaleza divina, fue Dios quien te vistió con ella. El mayor obstáculo para la realización de la obra de Dios somos nosotros. Los enemigos de Dios, a diferencia de lo que muchos piensan, no son entes de los aires, sino pensamientos, preceptos, culturas, conceptos, ideas y sistemas de vida que están en la mente. Estábamos enemistados con Dios, aunque Cristo ya había muerto, nos concebíamos como enemigos de Él, por lo tanto debemos prestarnos para la renovación del entendimiento. 

Es incorrecto cuando pienso que «me acerqué a Dios», no lo busqué; si mi relación con Dios es de ese modo, voy a tratar siempre de agradarlo, porque es mi esfuerzo, pero eso es religión. Hemos entendido que caminar dentro del propósito eterno no es para tener contento a Dios, sino para descansar en su obra perfecta en nosotros. Ahora fluimos y caminamos por Él, estamos en el reposo continuo, aunque hago su obra estoy sentado con Cristo en lugares celestiales. No fui salvo por obras, pero si lo fui para las obras; pero no son el resultado de mi esfuerzo, sino son el fruto de Dios en mi vida.

Esteban, mientras estaba en una gran crisis pues iba a morir, vio los cielos abiertos y donde el Señor se encontraba sentado en el trono, los demás no lo veían. Todos estaban geográficamente en el mismo sitio, pero tan sólo uno de ellos, Esteban, operaba con cielos abiertos. La realidad en el espíritu de Esteban era que operaba en algo que los demás no veían, estaba a punto de ser apedreado, pero él veía los cielos abiertos. Esto no tiene que ver solo con el tiempo, sino también con la condición del espíritu. Muchos esperan morir para ver el cielo, pero para operar correctamente en la realización del propósito eterno de Dios, debemos entender que ya estamos en el cielo, operamos en esa realidad. 

S.Juan 1:13
13los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
Efesios 2:8-10
8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe. 10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.
Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, y se puede usar solamente bajo licencia.

lunes, 13 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 2

plan-image


Dios nos hizo con propósito


2. Predicar el evangelio eterno 

El evangelio que hemos creído es el poder de Dios para producir salvación, no es el esfuerzo humano para alcanzarlo a Él. El evangelio es el poder de Dios, por eso no nos avergonzamos de él. El evangelio que avergüenza es el que depende del esfuerzo del hombre para tratar de alcanzar el favor de Dios, ese mensaje termina avergonzando y ridiculizando. El evangelio es el poder de Dios a pesar de nosotros mismos, de aquello que pensamos y de que éramos enemigos de Él en nuestra mente.

La salvación que tengo es eterna, no se pierde, yo fui predestinado; no sé si te sientas del mismo modo, pero hasta que no lo veas así, no entenderás la realidad de la vida en el Espíritu.

Hay personas que viven con temor de perder la salvación. Pierden su relación con Dios, o tienen temor de terminar perdidos, porque no saben que son predeterminados para esta salvación. Predestinación no es una doctrina, sino una revelación, es algo que sabes, y hasta que no lo tienes, no vives seguro. En el diccionario, destino es un lugar adonde uno va o se dirige, otra acepción es el uso o función que se da a una cosa. Los diseñadores del último teléfono inteligente lo predestinaron, el que pensó en él no empezó a ver que salía, sino quería algo y en base a un modelo final que deseaba, empezó un diseño definido. 

Dios no creó al hombre para ver que salía, el hombre ya estaba en el pensamiento de Él antes que existiera. Dios nos predestinó, cuando nos creó, Él sabía qué quería como producto final y que debía pasarlo por diferentes etapas para el resultado. El producto final eran los hombres de la iglesia que iban a llevar a cabo su propósito eterno. Eres exactamente lo que Dios pensó como producto final, lo que Él siempre quiso. 

Un objeto se puede utilizar para un propósito que no fue predestinado, pero se va a dañar. El hombre fue predestinado para ser adoptado como hijo de Dios y cuando no opera, vive y funciona de ese modo, se quiebra y rompe, ¿por qué? Porque fue predestinado para una cosa que no está haciendo. El hombre fue predestinado para ser un hijo, si no lo es, no va a funcionar por más humanismo, conocimiento o ciencia que se ponga. El hombre funciona cuando encuentra y realiza la función para la cual fue predestinado por el Creador, que es ser un hijo de Dios.

Romanos 1:16
16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.
El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.
Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, y se puede usar solamente bajo licencia.

domingo, 12 de mayo de 2019

El propósito eterno y los hijos de Dios Día 1

plan-image


El propósito eterno y su manifestación


Se conceptualiza como la voluntad amorosa del Padre de hacerse conocer a través del Hijo, impartiéndose en la iglesia, para que Él sea el todo en todo. El origen del propósito eterno, nace de la voluntad de Dios, pero también de su amor. El punto central del propósito eterno es hacerse conocer por medio de su Hijo. El medio por el cual el propósito eterno se da a conocer en la tierra, es la iglesia. Por lo tanto, el resultado del propósito eterno es que el Hijo sea todo en todos.

La actividad principal de la iglesia es manifestar al Hijo, hasta que sea todo en todos. La iglesia no son aquellos que tienen un llamado específico a una de las cinco gracias ministeriales, sino la actividad a ejercer es de todos los hijos de Dios. Entonces, la actividad de un hijo de Dios, debe ser manifestar la vida de Cristo en su entorno, hasta que en su entorno, Cristo sea todo en todos.

Esto cambia la perspectiva en el mundo como hijo de Dios, no estás aquí solo porque Cristo te quería salvar, eso es el medio para llevar a cabo el propósito eterno. Dios te salvó para que como hijo de Dios, manifiestes la vida de Cristo. La vida del Hijo tiene una relevancia, importancia y da sentido a nuestra existencia en este mundo. No importa la función o a qué específicamente te dediques, todos tenemos la manifestación del propósito eterno. 

Para llevar a cabo esto correctamente tienen que haber ciertas dinámicas y conocimiento para poder cumplir con mi misión como hijo de Dios.

¿Cómo lo podemos manifestar?


1. Operar con una consciencia de lo eterno 

Debemos vivir entendiendo que fuimos destinados para esta gracia, porque al no entenderlo vivimos como un visitante o en un ambiente religioso, sin encontrar sentido a la existencia. Si fui predestinado por Dios, es porque tengo un propósito que es de Él, que es el eterno.

En el Antiguo Pacto Dios nunca eligió a alguien para que fuera un adorno en el templo, todo elegido era predestinado para una causa específica. Moisés fue predestinado desde el vientre de su madre para liberar al pueblo de Israel, cuando era un niño las circunstancias de la vida debían guardarlo porque había un destino, todo lo que pasó fue usado por Dios para la libertad de la nación.

Debes tener claridad de la función para la cual Dios te alcanzó y entender que si eres predestinado, tu propósito está en lo eterno del Padre, no eres parte de un sistema, sino un elegido, por lo cual tu comunión con Él es segura. No caminas por lo que sientes, sino por el entendimiento que fuiste predestinado para vivir en el propósito. La comunión con Dios está sustentada en lo que Él es, no en eso que hago, o soy, porque si está basada en mi esfuerzo será muy débil.
Efesios 3:11
11conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,

miércoles, 8 de mayo de 2019

Las leyes del reino: la milla extra Día 7 finalizo

plan-image

Tenemos el poder para manifestar esta vida sobrenatural 


En el reino la vida no es normal, si alguien vive una vida normal, no conoce la dimensión del reino. En el reino nuestra justicia es superior que los más religiosos, eso dijo Jesús: si nuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, nos está hablando de una justicia más grande; en el reino no es normal la vida, porque en el reino amas a tus enemigos, bendices al malo. En el reino la vida no es normal porque cuando sepultas a un ser querido lo haces con alegría en el corazón y con agradecimiento a Dios. En el reino la vida no es normal, porque te sientas en lugares celestiales, pero tienes los pies en la tierra. 

En el reino la vida no es normal, porque en el reino es más bienaventurado dar que recibir, el que sirve es mayor que la persona a quien se sirve. No es normal porque el débil dice: fuerte soy, no es normal la vida porque su poder se perfecciona en medio de nuestra debilidad, no es normal porque en el reino los primeros son los últimos. El que pierde su vida la gana, ganas cuando pierdes, oras por los que te persiguen, oras por el que te lastimó, pagas bien por mal. El que quiere tener algo tiene que morir a eso, el que se humilla es exaltado, el manso es fuerte, el violento es débil. En el reino es todo lo contrario a lo que el mundo conoce, el reino no es normal, la dimensión del reino es una vida extraordinaria y sobrenatural.

Camina la milla extra en:


  • Tu trabajo

  • La sociedad

  • La generosidad

  • Tu relación matrimonial

Jesús nos enseñó cómo caminar en la milla extra y lo mencionó de diferentes maneras, en diferentes ejemplos, de diferentes formas, todo esto se refiere a la milla extra. La milla extra es la medida de la perfección, lo perfecto se alcanza cuando caminamos la milla extra, lo perfecto no es mediocre, lo perfecto no es normal. Lo perfecto sobrepasa aquello que es común, lo perfecto es una medida de excelencia, es algo que se sale del patrón de lo que los hombres conocen como normal.

Lo que este mundo necesita son hijos de Dios que sean perfectos, que busquen la manera diaria de caminar la milla extra y que Dios sea reconocido no solamente por nuestro mensaje, sino por las obras nacidas de un corazón que manifiesta amor, y que está dispuesto a entregarse a la misión de la milla extra. Este mundo tiene sed de ver personas que muestren una forma de vida diferente a la que hemos vivido, en el que está centrado en sí mismo, en sus propios beneficios, en su propia complacencia, en donde todo el mundo busca lo suyo. El mundo está gimiendo por la manifestación gloriosa de los hijos de Dios que se atrevan a caminar la milla extra para manifestar una vida sobrenatural y una vida extraordinaria.

S. Mateo 5:42
42Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.
S. Mateo 5:43-47
43Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo,Lv. 19.18. y aborrecerás a tu enemigo. 44Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?

martes, 7 de mayo de 2019

Las leyes del reino: la milla extra Día 6

plan-image

Te permite dejar de ser esclavo


Haces la primera milla bajo un espíritu de esclavitud, por obligación, alguien que está obligado hacer algo, está viviendo como un esclavo, esclavo de un sistema, esclavo de una forma de pensar, que te obliga a cumplir con ciertas normas, pero haces la milla extra porque eres libre. Solamente cuando eres libre puedes caminar la otra milla, cuando eres esclavo simplemente vas hacer lo que a ti se te ha demando, porque los esclavos solamente obedecen, no toman decisiones por sí mismos, todas las dimensiones de la vida tienen leyes, la cultura, el trabajo, los sistemas, la escuela, tienen leyes, cuando vives bajo esas leyes, vives en la dimisión de esclavitud, cuando vas más allá eres libre. Somos libres, el Espíritu de Dios nos habilita para vivir en libertad, para hacer cosas que otras personas no pueden hacer, porque no tienen la capacidad interna de hacer lo que tú y yo somos llamados a hacer.

Te da una plataforma para ser escuchado

Solamente se desarrolla cuando caminas la milla extra. Por ejemplo, el soldado te ordena que cargues por una milla algo determinado, la persona va y toma la carga y camina una milla, mientras esa persona está obedeciendo al soldado para caminar solamente una milla, no tiene derecho de hablar con el soldado, el soldado lo ignora, siente que tiene autoridad sobre él, el soldado siente que es superior a él. Pero cuando esa persona siguió caminando la segunda milla, abrió una puerta, porque el soldado ahora va a querer escuchar porqué esta persona camina una milla con él cuando no está obligado a hacerlo. En ese momento las cosas se invierten, la persona que está llevando la carga comienza a hablar, el soldado hace silencio y dice, espera esto nunca lo he visto, cuéntame ¿cómo?, ¿por qué lo haces?, ¿de dónde sacaste estas ideas?  Esa persona tendría el derecho de decirle absolutamente cualquier cosa y el soldado lo va a oír. 

¿Tiene sentido?, ¿no lo harías tú? ¿Por qué esta persona está haciendo esto?, todo lo que diga será oído. Cuando caminamos la milla extra, en las diferentes dimensiones de nuestra vida, tomamos el derecho que la gente nos escuche, porque mientras estas trabajando horas que te dijeron que realizaras, tienes que trabajar, no puedes testificar, no puedes decir nada de Dios; pero si te vas a quedar otras horas y no las vas a cobrar, esas dos horas yo voy a hablar, tengo el derecho de ser escuchado, me van a oír, la milla extra nos da la plataforma para ser escuchados. 

Es por eso que a veces no somos testigos fieles, porque queremos testificar en nuestras horas de trabajo, en el tiempo que se nos está pagando para producir para una empresa, queremos tomarlo para compartir. Solamente en la milla extra tenemos el derecho de hablar, ¿puedes andar la milla extra, tendrás la capacidad para hacerlo? 1 Corintios 4:20 dice que sí, porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. Muchos piensan que este versículo y otros que hablan de poder, significa para unos poder político, para otros poder sobre los demás o poder para obrar milagros; pero no, no significa ninguna de esta cosas, significa poder para manifestar las normas y las leyes del reino que producen una vida extraordinaria y sobrenatural.
1 Corintios 4:20
20Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

lunes, 6 de mayo de 2019

Las leyes del reino: la milla extra Día 5

plan-image

Ir más allá de lo establecido


La cultura especifica lo que se conoce como la norma aceptable, lo que la gente acepta, muchas de nuestras actividades, han sido limitadas por lo que la gente ha establecido. Pero Jesús nos enseñó a tener una vida más allá de lo establecido por la sociedad. Él vivió así, se atrevió a hacer lo que los judíos no hacían, entró a Samaria, un judío jamás lo haría. Jesús camino la milla extra y estando en Samaria, habló con una mujer, cosa que los judíos no hacían, camino otra milla. Esa mujer era samaritana, cosa que los judíos tampoco hacían, Él fue más allá, le pidió agua, un judío pidiéndole agua a un samaritano era algo que no sucedía en aquel tiempo. También le reveló que él era Cristo, Jesús fue más allá. 

Jesús sanó enfermos en el día de reposo, eso es ir más allá; comía con pecadores, eso es ir más allá; dejó que una mujer de mala reputación lavara sus pies; libró de la muerte a una mujer adúltera, sanó a un leproso, cuando a los leprosos no debería ni siquiera acercarse, él fue más allá; Jesús vivió en el principio de la milla extra, yendo más allá de lo que las normas de su momento, de su tiempo establecían.

Caminar lo que otros nunca han andado

Todos caminaban hasta donde la ley indicaba e iban contando los pasos que requería para caminar lo establecido, dejaban allí la carga y ese soldado jamás los volvía a ver, pues esa persona no quería volver a encontrárselo en su vida. Pero ahora, después de que contaban una milla, llegaban, y seguían caminando por lo doble de lo establecido. Esta persona estaba caminando algo que nunca antes se había andado. En el momento en que esa persona comienza a dar un paso después de lo establecido por la ley, en ese momento va caminado en la ruta de lo divino, de la dimensión de Dios, y pasa de lo natural a lo sobrenatural, comienza a romper patrones mentales y comienza a caminar en la vida del espíritu.

Hacer las cosas por amor a la gente y no por obligación 

Haces la milla normal por obligación, estás obligado a caminar una milla, haces la siguiente milla por amor. Imagínate qué pasa con ese soldado cuando te obliga a hacer un trabajo, él sabe que estás obligado a hacerlo, pero de repente le rompes los preceptos por que empiezas a caminar con él la segunda milla. En ese momento comienzas a operar en la dimensión del amor, la milla extra de amar al prójimo está ligado, porque cuando comienzas a caminar esa milla extra, empiezas a caminar en la dimensión del amor. Manifiestas dos leyes del reino, y así operan las leyes del reino. Cuando te mueves en la dimensión del reino hay varias leyes que se conjugan y que te llevan a caminar una vida diferente a la vida natural. No estás obligado a caminar la milla extra, pero solamente por el amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones, puede hacer que hagamos cosas por la gente y por nuestro mundo, más allá de lo que se espera de nosotros. 
S.Juan 4:4-26
4Y le era necesario pasar por Samaria. 5Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José.Gn. 33.19; Jos. 24.32. 6Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.
7Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. 8Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. 9La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.Esd. 4.1-5; Neh. 4.1-2. 10Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. 15La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.
16Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. 17Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; 18porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. 19Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta. 20Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. 21Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 22Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. 23Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. 25Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. 26Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.


Páginas vistas en total