La Salvación

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

La Oración

Es una conversación o un dialogo de nuestro Espíritu con Dios. Es la comunicación directa de nuestro Espíritu con el Padre Celestial. Juan 4: 23-24.

El Testimonio

La palabra testimonio viene del griego mártir («μάρτυρας», «testigo») que hace referencia a quien da fe de algo debido a que lo ha vivido o presenciado.

Principio de Siembra y Cosecha

“Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21).

sábado, 6 de abril de 2019

Hombres a prueba de tormentas Día 5

plan-image

La casa construida sobre la roca 


El enfoque de mi libro y este plan, hacen un paralelo a la estructura de una casa. Mi esposa y yo compramos la casa en que vivimos ahora, mientras se construía. Todo lo que teníamos en el terreno en ese momento, eran los fundamentos. Pronto, les vimos construir el marco, a lo que no dimos mucha importancia en el momento, pero después aprendimos que el marco y los fundamentos tenían que ser fuertes para que la casa permaneciera. Con una mala base o con materiales defectuosos o una mala construcción de la estructura, lo que ahora es un hogar encantador, sería un desastre. No podría hacer frente al desgaste normal de la vida, y mucho menos soportar cualquier tormenta que llegara a nuestra ciudad. Queríamos una casa así como las palabras de Jesús en Mateo, cuando habló del hombre sabio que edificó su casa sobre la roca. 

Visualice una expresión sexual saludable - pureza - como la casa en sí. Cinco principios básicos (conectarse habitualmente con Dios, involucrar a otros, controlar sus pensamientos, controlar sus ojos y huir), forman el marco de esta casa que construimos sobre la base de la persona de Dios, su poder y su provisión. Muy a menudo, tratamos de construir esta casa sin una base adecuada o el marco correcto. Y luego, cuando las tormentas (tentaciones) vienen, la estructura se desmorona. Jesús también habló de este tipo de casa, mal construida, una casa edificada sobre la arena, con malos fundamentos, que se derrumbó. 

Cuando construimos la casa de nuestra sexualidad saludable sobre las bases fuertes y con el marco correcto, podemos hacer frente a las tormentas que azotan. Podemos ser «hombres a prueba de tormentas». Tales hombres tienen:


  • Una visión saludable de Dios 

  • Una visión saludable de su identidad en Cristo

  • Una visión sana de la gravedad del pecado 

  • Una sana conciencia de sus debilidades 

  • La conciencia de las tentaciones que más les afectan 

  • Una buena definición de pureza sexual 

  • Relaciones sanas con otros que puedan alentarlos y desafiarlos 

  • Una imagen saludable de la mujer 

  • Un caminar espiritual saludable 

  • Un proceso para evaluar y cambiar la vida de sus pensamientos

  • Un proceso para controlar sus ojos 

  • La presencia de ánimo para luchar contra las tentaciones cuando lo golpean

Así que, ¿está listo para iniciar el proceso? Por favor, busque la segunda parte del plan, Hombres a prueba de tormentas, donde vamos a empezar por determinar qué entendemos por «pureza sexual». ¡La respuesta puede no ser tan obvia como usted piensa!
S. Mateo 7:24-25
24Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
S. Mateo 7:26-27
26Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

viernes, 5 de abril de 2019

Hombres a prueba de tormentas Día 4

plan-image

Vía de escape


Siendo que la Escritura es verdadera, que Dios es fiel, y puesto que Dios prometió que no permitiría que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar, tenemos una esperanza real para el éxito y ayuda verdadera de Él.


  1. Las luchas de nadie son únicas. La humanidad ha luchado con la inmoralidad por todas las edades. Algunas de las formas específicas varían (después de todo, el internet no era un problema en los días de Pablo), pero las tentaciones sexuales no son nuevas. Y no son únicos, otros hombres luchan con los mismos problemas con los que cada uno de nosotros lucha, sin importar qué tan grave pueden ser esos problemas. Muchos esconden sus luchas de los demás y sienten que son los únicos frente a esta tentación particular. En este estado de ánimo, sin duda, no querrán admitir ante alguien que necesita ayuda. ¡Pero sus luchas son normales! «Normal» no significa que sus acciones son correctas, solo que los problemas no son únicos y que nadie está solo en su lucha. Pablo contradice la mentira que muchos creen, «usted es el único que peca así. No hay ninguna esperanza para usted».

  2. No encontramos las llaves para la victoria a través del esfuerzo propio. Por el contrario, radican en la persona y la obra de Dios. Pablo aquí simplemente dice, «Dios es fiel». Los medios y el poder para soportar la tentación vienen de Dios. Esta frase nos da un vistazo a la grandeza de Dios y sus provisiones a nuestro favor.  

  3. Tan fuerte como se puede sentir la tentación sexual, esa fuerza palidece en comparación con el poder de Dios. Él no nos permitirá ser tentados o probados más allá de lo que podemos soportar. Podríamos pensar que es más de lo que podemos soportar, pero eso no es real.

  4. El Dios fiel se compromete a proporcionar una vía de escape para que el creyente pueda resistir la tentación o prueba. Pedir a Dios que quite la tentación no está a la altura de lo que Dios prometió. Dios promete una «vía de escape», una salida, una forma de éxito. Cualquier persona que está tratando de vivir una vida sexualmente pura, puede probar que su promesa es verdadera. Dios nunca promete eliminar fuentes de tentación sexual, sin embargo, promete una «vía de escape». Por lo tanto, una mejor oración le pediría mostrarnos la manera de escapar y ¡darnos la sabiduría y el poder para utilizar esa vía de escape!

El propósito de este plan es ayudar a descubrir tal esperanza y ayuda. Podemos experimentar pureza antes de que la lucha sexual nos alcance y envuelva. 
1 Corintios 10:13
13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
1 Corintios 15:44-49
44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 45Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;Gn. 2.7. el postrer Adán, espíritu vivificante. 46Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. 49Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

jueves, 4 de abril de 2019

Hombres a prueba de tormentas Día 3

plan-image

Su plan


Así que, finalmente, llegamos a la cuarta pregunta, ¿cómo puedo experimentar pureza? La respuesta es la razón por la que escribí un libro, y es por eso que este plan existe. Sin embargo, antes de fijamos en la solución, primero vamos hacia atrás en la historia para ver cómo y dónde inició todo este lío. La historia de la sexualidad saludable y el pecado sexual comienza cuando Dios creó al hombre, en Génesis capítulo 1, a su imagen. Él los creó varón y mujer.

Desde el principio, Dios diseñó estos dos seres sexuales para disfrutar la intimidad sexual, para «convertirse en una sola carne» en el contexto del matrimonio, antes de que el pecado entrara al mundo. «Una sola carne» implica intimidad real con la mujer en todos los ámbitos de la vida, no solo la relación física, pero que sin duda, incluye la relación física. Adán y su mujer estaban desnudos y no se avergonzaban. Nada interfería con la intimidad que estos primeros dos seres humanos disfrutaban. Leyendo entre líneas, disfrutaron de una relación física completamente satisfactoria uno con el otro ya que no había ningún obstáculo para su intimidad. No puedo imaginar si quiera, cómo era esta intimidad verdadera, sin pecado. Dios diseñó el sexo para ser excelente, y la primera pareja lo experimentó en su mejor momento.

Hasta entonces, sin problemas; sin embargo, algo drástico ocurrió en el capítulo tres que cambió para siempre a la humanidad. Por el capítulo tres de Génesis, mi masculinidad lleva otra marca de los dos primeros seres humanos. Ellos desobedecieron a Dios (pecaron), comiendo el fruto del árbol prohibido. Desde entonces, cada persona que ha vivido, peca y posee lo que la Biblia llama «la carne». Y así, cada hombre desde entonces es un ser sexual, propenso a la lujuria y el pecado.

Convertirse en cristiano no nos exime de esta propensión al pecado. Nos da la capacidad de superar la tentación y el pecado, pero no elimina la capacidad de pecar. Pablo escribe, «Andad por el espíritu, y no llevarán a cabo los deseos de la carne». Cuando comencé a pensar en el tema de la pureza sexual, pensé que «huir de la inmoralidad» era el principio bíblico por aplicar. Tan crucial como este principio puede ser, ahora creo que la Biblia ofrece muchos principios que se aplican a nuestra pureza, y «huir» es el último paso. Cuando un hombre descubre y practica algunos de los otros principios de la Escritura, se encuentra con menor necesidad de «huir» porque él se encuentra en peligro con menos frecuencia. Pablo nos da uno de los pasajes panorámicos que se ocupan de la superación de la tentación y ofrece una salida.
Romanos 14:17
17porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
Gálatas 5:16-18
16Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 17Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.Ro. 7.15-23. 18Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

miércoles, 3 de abril de 2019

Hombres a prueba de tormentas Día 2

plan-image

Intimidad con el Señor


¿Es posible experimentar la pureza? Si no creo que es posible, igual perderé la batalla. Muchas veces, nos sentimos abrumados y dominados por la tentación. Pero la Palabra de Dios responde enfáticamente, ¡sí, usted puede experimentar pureza! Pablo escribió, «Anda por el espíritu, y no llevará a cabo los deseos de la carne». Él no dice será fácil, automático o sin errores, pero la Biblia dice ¡Es posible! Así que, ¿cómo lo experimento? ¿Qué necesito saber? ¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo lo hago? ¿Qué hago con mis pensamientos cotidianos? ¿Qué hacer cuando la tentación me enfrenta? Ese es el propósito de este plan. Dar herramientas bíblicas y prácticas para ayudarle a experimentar la pureza sexual. ¿Lo desea? Solo usted puede responder a esto. ¿Es posible? De acuerdo a la Palabra de Dios, ¡sí!

La tercera pregunta viene a mi mente antes de que podamos contestar el «cómo». Si tenemos una respuesta equivocada aquí, lo intentaremos con un mal enfoque, lo cual aborda el problema equivocado. Y esa pregunta es, ¿qué cree que piensa Dios de usted? Aclaro no pregunté, ¿Qué piensa Dios de nosotros? Sino más bien, ¿qué pensamos que Él piensa? La respuesta a estas dos preguntas podría ser diferente.

Dios me ve como su hijo adoptivo, reconoce mi pecado, pero me anima a caminar recto. Puede utilizar la disciplina divina como un acto de amor para corregirme cuando sea necesario, pero esa no es su respuesta habitual. Esta visión se centra en mi posición en Cristo, pero también reconoce que Dios no hace caso omiso de mi pecado. ¡Estoy convencido de esto! En el corazón de esta visión es una comprensión del Evangelio y de lo que Dios ha hecho a nuestro favor cuando creemos. En primer lugar, ¿Qué se requiere para la salvación?

Así pues, somos salvos solo creyendo en Jesucristo como Aquel que murió por nuestros pecados y resucitó de los muertos, que da vida eterna a todos los que creen en Él. Esta salvación inicial no tiene compromisos u obligaciones - es decir, nuestras obras no son necesarias para obtener, mantener o probar nuestra salvación. El momento que somos salvos, Dios cambia nuestra posición delante de Él para siempre. En el libro de Efesios, Pablo describe la obra de la Trinidad con respecto a nuestra salvación. Pablo habla sobre,


  • La adopción como hijos por medio de Jesucristo 

  • Nuestra redención por su sangre 

  • El perdón de nuestros pecados 

  • Ser sellados en Él, con el Espíritu Santo de la promesa

Gálatas 5:16
16Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

Efesios 1:3-14
3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecadosCol. 1.14. según las riquezas de su gracia, 8que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, 9dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
11En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. 13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

martes, 2 de abril de 2019

Hombres a prueba de tormentas Día 1

plan-image

En medio de la tormenta


¿Ha visto esos globos de diálogo de historietas que muestran lo que están pensando los personajes? Imagínese sentado en la iglesia un domingo por la mañana y sobre la cabeza de cada hombre en el servicio, un globo de diálogo aparece repentinamente. La gente puede leer todos estos pensamientos diferentes:


  • Cuando salgo en un viaje de negocios, veo películas «para adultos» en el hotel 

  • Me encanta mirar mujeres, sobre todo cuando estoy en la playa 

  • Estoy casado, pero fantaseo acerca de cómo se vería Susy desnuda en la cama 

  • Busco sitios de pornografía en internet regularmente

  • Me masturbo cada mañana 

  • Estoy teniendo una relación fuera del matrimonio

Es un alivio que la gente no pueda ver realmente lo que estamos pensando. Los hombres luchan con la pureza sexual, y los cristianos no son la excepción. De hecho, ¡la mayoría lucha con eso de alguna manera! A veces, la tentación sexual se siente como una tormenta muy intensa para resistir. Lo más probable es que no necesita una narrativa de esta tormenta. De hecho, creo que usted o alguien cercano a usted, está en medio de la tormenta y quiere algo de ayuda. De lo contrario, ¿por qué empezar un plan sobre pureza sexual? Antes de comenzar, permítame hacerle cuatro preguntas cruciales:

1. ¿Desea experimentar la pureza? 

2. ¿Es posible experimentar la pureza? 

3. ¿Qué cree que piensa Dios de usted? 

4. Si es posible, ¿cómo puede experimentar pureza en el mundo?

La respuesta a la primera pregunta debe provenir de su corazón. No hay libro, consejería o programa que pueda hacer que una persona «quiera» experimentar la pureza o cualquier otro principio bíblico. Tales herramientas pueden ayudar a motivarnos a querer, o comprender mejor el valor de la misma, pero no proporcionan el «deseo de experimentarla». ¿Queremos vivir como Dios desea que vivamos, incluso en aquellos tiempos cuando nuestros «sí quiero» es débil? Tenemos que empezar aquí. De alguna manera, solo si «queremos» tendremos alguna esperanza de consistentemente «elegir» hacerlo. Concedido, aunque la respuesta es sí, los «sí quiero» a veces son descarrilados por otros pensamientos, pero si la respuesta a, «¿desea?» es «no», el resto de la historia no importa mucho.

¿Por lo tanto, debe abandonar este plan si el «sí quiero» no existe? ¡Absolutamente no! Nuestros «sí quiero» deben fluir desde el corazón, pero tal vez leyendo lo que viene a continuación le ayudará a cambiar su corazón al ver el valor de honrar a Dios y experimentar la pureza. Es válido iniciar el proceso porque es «necesario», pero tenemos que ser conscientes que sin el «sí quiero» el éxito a largo plazo pueda eludirnos.
Proverbios 3:5-6
5Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
6Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.

Filipenses 2:13
13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

lunes, 1 de abril de 2019

La parabola del colibri

Resultado de imagen para la parabola del colibri

Resultado de imagen para la parabola del colibri

¿Para qué estoy aquí en la tierra? Día 5

DESARROLLA TU AMISTAD CON DIOS

Dios dejó sus instrucciones con respecto a la sinceridad sin tapujos en el libro de los Salmos: un manual de adoración lleno de protestas y desvaríos, dudas, temores, resentimientos y sentidas pasiones, combinadas con gratitud, alabanza y afirmaciones de fe. En ese libro se han catalogado todas las emociones. Cuando leas las emotivas confesiones de David y de otros, entenderás que así es como Dios quiere que lo adores: sin ocultarle ningún sentimiento.

Para cultivar una amistad con Dios debes valorar lo que Dios valora. Esto es lo que hacen los amigos: se interesan en lo que la otra persona considera importante. Mientras más amigos seamos de Dios, más nos importará lo que a él le importa, más nos afligirá lo que a él le aflige, y más nos alegraremos con lo que a él le agrada. ¿Qué es lo que más le importa a Dios? La redención de su pueblo. ¡Quiere hallar a todos sus hijos que se han perdido!

Jesús vino al mundo por ese motivo principal. El hecho más preciado para Dios es la muerte de su Hijo. Lo segundo más valioso es cuando sus hijos comparten esa noticia con otros.

Para desarrollar la amistad con Dios debemos desearla más que ninguna otra cosa. La amistad íntima con Dios es una opción, no es una casualidad.

Debes tener la intención de buscarla. ¿Realmente la quieres? ¿Más que a cualquier otra cosa? Quizás en el pasado Dios te haya apasionado pero has perdido ese fervor. Para reavivar tu entusiasmo por Dios, comienza pidiéndole a él esta pasión, y pídela hasta conseguirla.

Jesús, quiero tener una relación más estrecha contigo. Ayúdame a ser completamente sincero con respecto a mis sentimientos y mis defectos. Nada hay más importante que mi relación contigo.
Santiago 4:8
8Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

domingo, 31 de marzo de 2019

¿Para qué estoy aquí en la tierra? Día 4

plan-image


¿QUÉ HACE SONREÍR A DIOS?

Ya que agradar a Dios es el principal propósito de nuestra vida, la tarea más importante que tenemos es descubrir cómo hacerlo con exactitud. Es una dicha que la Biblia nos presente un ejemplo claro de una vida que agradó a Dios. El hombre se llamaba Noé. Del estudio de su vida aprendemos los cinco actos de adoración que hacen sonreír a Dios.

Dios sonríe cuando lo amamos por encima de todo.

Dios sonríe cuando confiamos en él completamente.

Dios sonríe cuando lo obedecemos de todo corazón.

Dios sonríe cuando lo alabamos y le manifestamos una gratitud continua.

Dios sonríe cuando cumplimos sus propósitos.

Lo que Dios más quiere de nosotros es que tengamos comunión con él. Él te ama de todo corazón y desea, en reciprocidad, que tú también lo ames. El anhelo de Dios es que lo conozcamos y que pasemos tiempo con él. Él se complace con nosotros. Tener comunión con Dios, aprender a amarlo y ser amado por él, debería ser el mayor objetivo de nuestra vida. No hay ninguna otra cosa que tenga tanta importancia.

La Palabra de Dios nos dice claramente que no podemos ganarnos la salvación. La salvación es por gracia, no por ningún esfuerzo de nuestra parte. Pero como hijos de Dios podemos agradar a nuestro Padre celestial mediante la obediencia. Busquen en sus Biblias y hagan una lista de todos los pequeños actos de obediencia que agradan a Dios. Todos esos actos de obediencia son también actos de adoración. ¿Por qué a Dios le agrada tanto la obediencia? Porque es la demostración de que realmente lo amamos. 

Cuando vivimos a la luz de la eternidad, nuestro enfoque cambia. En lugar de plantearnos: «¿Cuánto placer me proporciona la vida?» llegamos a pensar:

«¿Cuánto placer le proporciono a Dios con mi vida?» Dios está buscando personas como Noé para el siglo veintiuno: personas dispuestas a vivir para agradarlo. La adoración como estilo de vida es la única manera sabia y sensata de vivir.

Querido Dios, quiero que mi vida te haga sonreír. Dame las fuerzas para amarte por sobre todo, confiar en ti completamente y obedecerte de todo corazón.
Salmos 147:11
11Se complace Jehová en los que le temen,
Y en los que esperan en su misericordia.

S. Mateo 22:37-38

37Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.Dt. 6.5. 38Éste es el primero y grande mandamiento.

sábado, 30 de marzo de 2019

¿Para qué estoy aquí en la tierra? Día 3

plan-image


PLANEADO PARA AGRADAR A DIOS

Agradar a Dios se conoce como adoración. El propósito primario de la vida debiera ser agradar a Dios. Todo lo que hagas para complacer a Dios es un acto de adoración. Así como el diamante, la adoración tiene muchas facetas

La adoración es un estilo de vida. 

Adoramos para beneficio de Dios. Cuando adoramos, nuestro objetivo debería ser complacer a Dios, no a nosotros mismos. La adoración no es para ti. Es para Dios. Por supuesto, adorar tiene sus beneficios; pero no adoramos para darnos el gusto. Nuestro motivo debe ser glorificar a nuestro Creador y complacerlo o agradarlo.

La adoración no es lo que hacemos con nuestros labios; es lo que hacemos con nuestra vida. Todos los cantos, las oraciones y las alabanzas son en vano si no van unidas a un cambio y compromiso personal. No hay lugar para espectadores en la adoración. La adoración pasiva es una incongruencia. La verdadera adoración es ofrecer nuestra vida para agradar a Dios.

Padre, gracias por crearme para agradarte. Ni siquiera existiría si no hubieras decidido crearme. De no hacer ninguna otra cosa hoy, antes de acostarme, ayúdame a conocerte y amarte un poco más que ayer. Ayúdame a desarrollar un estilo de vida de adoración.

Romanos 12:1
1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

viernes, 29 de marzo de 2019

¿Para qué estoy aquí en la tierra? Día 2

plan-image

LA VIDA DESDE LA PERSPECTIVA DE DIOS

La Biblia compara la vida con una prueba, un fideicomiso y una asignación temporal. Estas ideas son la base de una vida con propósito. Para poder cumplir los propósitos que Dios tiene para ti, tendrás que cuestionar la sabiduría común y sustituirla por enfoques bíblicos de la vida.

Cuando entiendes que la vida es una prueba, te das cuenta de que nada es insignificante para ti. Aun los percances más pequeños tienen significado para el desarrollo de tu carácter. Cada día es importante y cada segundo es una oportunidad para hacer crecer y profundizar tu carácter, para demostrar tu amor y depender de Dios. Algunas pruebas parecen enormes y abrumadoras, otras ni siquiera las sientes. Pero todas ellas tienen implicaciones eternas.

Nunca te olvides de que todo lo que tienes en tu vida en realidad pertenece a Dios: tu casa, tus hijos, tu trabajo… todo. Tú eres solo el cuidador, el albacea, el mayordomo. Tienes el privilegio de disfrutarlo pero también la responsabilidad de usarlo debidamente de la manera que Dios quiere que lo uses.

Nuestra cultura dice: «Si no es tuyo, no lo cuidarás». Pero los cristianos vivimos bajo otra norma: «Como Dios es el dueño, tengo que cuidarlo lo mejor que pueda».

Al fin de tu vida en la tierra serás evaluado y recompensado de acuerdo a la manera en que usaste lo que Dios te confió. Eso significa todo lo que hagas. Hasta las tareas más simples tienen repercusión eterna. Si todo lo tratas como un encargo, con responsabilidad, Dios te promete tres recompensas en

la eternidad. La primera, Dios te dará su aprobación y te dirá: «¡Buen trabajo, bien hecho!» Segundo, se te dará un ascenso y una responsabilidad mayor en la eternidad: «Te pondré a cargo de muchas cosas». Luego serás honrado con un festejo: «Ven y comparte la felicidad del Maestro».

Dios de gracia, dame sabiduría para entender la vida como tú la entiendes. Ayúdame a pasar la prueba de carácter que me planteas y a cuidar todo lo que me das como un encargo sagrado. Porque tú eres dueño de todo, yo solo lo uso mientras estoy en la tierra.
S. Lucas 16:10
10El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

Páginas vistas en total