miércoles, 16 de mayo de 2018

La vida en el espíritu día 4

Vivir en el espíritu

Pablo enseña que los hijos de Dios viven en el espíritu, que al tener la nueva naturaleza de Cristo en el creyente, cada uno de manera intencional, debe hacer que se desarrolle, que crezca la naturaleza que ahora posee. El primer Adán y su naturaleza que está gobernada por el alma, es tan solo un alma viviente. El postrer Adán y su naturaleza gobernada por el espíritu, es espíritu vivificante. Primero fue lo natural, lo terrenal, luego lo espiritual. Pablo habla, que como es Adán, así son los terrenales y como es el celestial, Cristo, así son los celestiales. Los que hemos creído en Cristo, somos espirituales, somos celestiales. Hemos pasado de muerte a vida. El espíritu que estaba muerto en la naturaleza terrenal, ahora tiene vida en la naturaleza celestial.

Los seres humanos tenemos espíritu, alma y cuerpo. El espíritu (conciencia, intuición, comunión con Dios) es lo que hace que podamos relacionarnos con el mundo espiritual, nos habilita para entender a Dios y las cosas del espíritu. Nos habilita para desear y disfrutar las cosas eternas y no vivir solo en función de lo temporal. El alma (emociones, voluntad, mente) nos relaciona con lo sicológico, incluye los deseos del corazón, las emociones, el temperamento; me ayuda a percibir internamente lo que el cuerpo identifica desde el exterior. El alma gobierna cuando las premisas que se manejan en la vida vienen dadas por la cultura, el ambiente, lo que está de moda. El cuerpo (fisiología, morfología, anatomía) nos ayuda a relacionarnos con el mundo material. 

Los que caminan en el orden natural, tienen muerto el espíritu, por lo tanto, todo lo que tiene que ver con Dios, para ellos no tiene sentido, no lo entienden, no lo anhelan, no lo disfrutan, no tienen la capacidad de percibirlo. Lo que domina en el orden natural es el alma, reacciona ante las cosas que le dicta la mente, el temperamento, por eso hay personas que no se pueden controlar en sus reacciones, gritan, golpean, lloran, se ríen descontrolados, van de un enamoramiento a otro, porque son personas gobernadas por el alma. Si las emociones dictan que me enoje, me enojo; si me dicen que estoy muy alegre entro en euforia; si me quiero vengar, me vengo; vivo por lo que dictan las emociones. Actúan en el orden de Adán, son almas vivientes muertos en espíritu. Este accionar, cambia radicalmente en el orden de Cristo; porque son espíritus con vida, espíritus vivificados. El que está vivo, actúa diferente al que está muerto en el espíritu, de manera natural, sin esfuerzo, porque ahora es su característica, su naturaleza.


1 Corintios 15:45 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

1 Tesalonicenses 5:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total