miércoles, 2 de mayo de 2018

La realidad de nuestra identidad día 3

Cómo entras en contacto con Cristo, el hijo de Dios 

Cuando confiesas su nombre como dice la Escritura, serás salvo. Todo aquel que invoca el nombre de Dios será salvo. Donde están dos o tres reunidos en nombre de Cristo, Él está en medio de ellos. En ese momento, cuando entras en contacto con Cristo, cuando crees, cuando en el espíritu puedes tocar el Espíritu de Cristo, entonces eres hijo. Es por relación, por comunión con Él que tú recibes lo mismo de Él. 

Si estás aquí, es porque fuiste traído por Dios para que escucharas específicamente esta palabra, y que escuchando la Palabra, viniera sobre tu vida el Espíritu de su Hijo. Porque la Palabra es su Hijo, porque la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Cuando escuchas esta palabra y la crees, entonces el Hijo se hace realidad en ti. Dios te está dando fe a través de lo que digo para que creas y que vivas como un hijo de Dios. 

Antes que fueras concebido en el vientre de tu madre, Dios ya te había diseñado en su mente, ya existías antes de nacer. Dios te creó antes que vivieras. Te creó en su mente. Eres una obra del pensamiento de Dios. Cada vez que te ves en el espejo deja de ver una persona común, deja de ver lo que estás acostumbrado a ver con tus ojos naturales; porque ahora eres guiado por el Espíritu de Dios comienzas a ver lo que Dios hizo. Lo que ves en el espejo es la creación de Dios, diseño de Dios, obra maestra que produjo Dios en su mente y te trajo a existencia. 

Somos guiados por el Espíritu de Dios, los que somos hijos de Dios, los que conocemos la Palabra, los que creemos la Palabra, los que confesamos la Palabra, los que hablamos la Palabra, los que caminamos por lo que dice la Palabra somos guiados por su Espíritu, y estos somos los hijos de Dios.

Romanos 10:9-10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Romanos 8:14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Juan 1:14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total