sábado, 26 de mayo de 2018

Comenzando una relación con Jesús día 5

Nueva identidad


El derecho de convertirnos en hijos de Dios se hizo posible por Jesús, y la increíble noticia es que, por causa de Jesús, Dios ahora dice acerca de nosotros lo mismo que Él dijo acerca de Jesús. ¿Listo para esto? Aquí vamos: "Tu eres mi hijo amado, en quien tengo complacencia" (Marcos 1:11).

Por causa de Jesús, Dios dice acerca de ti lo mismo que Él dijo acerca de Jesús. En esta única frase, Dios nos da un increíble provisión de afirmación de los déficits de identidad que todos sentimos—que corroe, ese profundo anhelo de pertenencia, amor y aprobación. Note los tres distintos elementos en esta frase de promesa:

1. Tu eres Mi hijo ...

Cuando Dios dice "Tu eres Mi hijo," Él se está identificando a Si mismo con nosotros. Él está diciendo que Él quiere ser asociado con nosotros, que estemos juntos.

Punto número uno de esta nueva identidad es que nosotros somos personas con las cuales Dios se agrada asociarse. El está diciendo, "Sí, esta es Mi hija; este es Mi hijo." Él nunca se separa Él mismo de nosotros una vez que llegamos a ser Sus hijos. ¡Muy halagador que Él sea tan bondadoso, a pesar de nuestro tan usual pésimo comportamiento!

2. A quién amo ...
Algunas veces en una relación de familia, puede que no siempre nos caiga bien el uno con el otro, o nos amamos unos a otros. Si tienes un miembro de la familia que no te cae bien, tú puedes sentirlo: Sí, yo tengo que declarar que él es mi hermano, pero que no me cae bien.

Pero Dios no es así. No solo está diciendo Dios, "Sí, ese es Mi hijo," sino que también proclama, "Amo a este hijo. Él tiene Mi afecto. Mi corazón está con él y es para el".

3. Contigo estoy complacido.
Dios destaca su declaración de promesa, agregando, "estoy muy complacido contigo." El Dios que coloca las estrellas en su lugar está diciendo que está orgulloso de ti. No de cualquier otra persona—sino de ti.

A medida que crecemos en el entendimiento de la profundidad del corazón de Dios para nosotros, estas afirmaciones empiezan lentamente a llenar en nuestra alma los lugares con déficit de identidad. Todas esas cosas que hemos estado haciendo en busca de afirmación, tratando de ser importantes, de sentirnos importantes, ser admirados, ser puestos en alto—ahora tenemos una respuesta. Y no de la gente, no de cosas materiales que no llenan nuestros corazones, no de títulos o posiciones ...sino de Dios.


Marcos 1:11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

2 Corintios 5:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total