martes, 19 de septiembre de 2017

Desarrollo de la autoridad en el Reino de Dios día 6



“Autoridad por comisión”

Esta autoridad está basada en nuestra fe y obediencia al llamado divino para seguir fielmente las instrucciones que Dios nos da por medio de su Palabra y su Espíritu. Dios nos equipa con dones, con su Palabra y con su Espíritu, asignándonos un territorio y lugar de influencia donde es reconocida la autoridad que nos confiere. 

Cuando nos movemos sabiendo lo que Dios quiere que hagamos, entonces lo hacemos en un nivel superior de autoridad, porque tenemos propósito y destino eterno. Nuestra autoridad, esta en hacer lo que Dios nos pide hacer, ni más ni menos. Cuando intentamos mejorar o extendernos en nuestro servicio a Él, violentando el orden y la función encomendada, tendemos a desviarnos. 

La autoridad del reino está basada en la Constitución del Reino. Por eso, no podemos pretender hacer algo basado en nuestra habilidad, sin tener la autoridad, ya que los dones, títulos, y logros, no son el respaldo de nuestra efectividad ministerial, sino la autoridad del Cristo ascendido.

Crecemos en esta autoridad en la medida que crecemos en nuestra disposición a obedecer al Señor en todo lo que nos manda a decir o hacer. Fuimos comisionados para cumplir una tarea y Dios espera que la ejecutemos fielmente. Como el Padre envió a su Hijo, así el Hijo nos envió como sus mensajeros, sus testigos, al mundo. Este "como", implica de la misma forma; es decir, debemos ejecutar nuestra misión, nuestra tarea, de la misma manera como Jesús, el Hijo de Dios, la hizo, sin añadirle nada, pues nada le falta, y sin quitarle nada, pues nada le sobra. 

Esta autoridad está basada en la revelación que recibimos mediante la Palabra escrita y hablada de Dios. No es suficiente recibir la Palabra de Dios, es necesario que se nos ilumine, para que podamos ver, entender y actuar conforme a ella. 

He aquí parte del problema de muchos creyentes, que conocen de la Biblia, la estudian, la enseñan; pero no necesariamente reciben iluminación de la Palabra. Por causa de la religiosidad, orgullo espiritual y doctrinas humanas, han llegado a ser ciegos y sin entendimiento de los diseños y códigos gubernamentales emanados de la Palabra, por el Espíritu de Dios.

Oremos: Padre, tu amor se manifiesta también en tu autoridad, y así como Jesús hizo lo que lo enviaste a hacer, yo también deseo hacerlo. Me has dado la posición en el Cristo ascendido, ilumíname para entender tu Palabra, tu propósito y tus tiempos. Amén.




Jeremías 1:7Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.


Efesios 4:11Reina-Valera 1960 (RVR1960)

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

Juan 20:21Reina-Valera 1960 (RVR1960)

21 Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. 

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total