lunes, 18 de septiembre de 2017

Desarrollo de la autoridad en el Reino de Dios día 5


“Autoridad por filiación”

Esta autoridad se basa en nuestra participación dentro de la familia de Dios y por ser hijos de Dios somos herederos de los pactos y promesas hechas a nuestros padres en la fe.

Por medio de la nueva creación, Dios nos da la potestad, exousia, que significa poder y ejercicio de la autoridad sin restricción alguna, para representar su autoridad sin que nada nos limite, siempre y cuando actuemos bajo su autoridad.  

Todos los que hemos nacido de nuevo y hemos reconocido a Jesús como nuestro Salvador y Señor, somos hechos miembros reales de la familia de Dios, gozamos de todos los privilegios y derechos que nos concede el Señor en su gracia. 

Autoridad por posición. Por medio de la obra completa y perfecta de Cristo mediante su sacrificio de sangre ofrecido en la cruz por nosotros, tenemos el privilegio de ser constituidos reyes y sacerdotes según el Orden de Melquisedec, (Hebreos 7:1).

Esta autoridad se fundamenta en la unión que Dios nos da a través de Jesucristo, confiriéndonos un rango semejante al que otorgó al Cristo ascendido, tal como lo declara Pablo en Efesios 2:6, “y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en lugares celestiales”. 

Las palabras “juntamente” y “asimismo”, proceden de un mismo vocablo griego sumkatizo, se deriva de la preposición sum, que indica: de la misma forma, en igualdad de condiciones; habla en un sentido de equivalencia en todos los aspectos, y katizo, que indica sentar en autoridad, dar una posición o rango de poder. En otras palabras, Dios nos concede por medio de nuestra unión con Cristo la misma posición, autoridad y poder que le confirió a su hijo, pues nos ha sentado en la misma dignidad y honra que Cristo recibió del Padre. 

En la medida que caminemos en sujeción y obediencia a nuestro Señor, su autoridad y poder se manifestará en y a través de nosotros, así que, tenemos autoridad para decretar como reyes que declaran los edictos del cielo y para interceder como sacerdotes llevando al trono de la gracia la súplica de los santos.

En el Antiguo Testamento, ésta investidura gubernamental estaba representada simbólicamente por la unción o aceite santo aplicado de manera externa sobre la cabeza del rey o sacerdote, pero en el Nuevo Pacto está representada sustancialmente por el Espíritu Santo mismo, morando y operando en y a través de cada creyente quien posee la unción del Santo como real sacerdocio, (1 Pedro 2:9; 1 Juan 2:27).



Juan 1:12Reina-Valera 1960 (RVR1960)

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Gálatas 3:26-29Reina-Valera 1960 (RVR1960)

26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;
27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

Efesios 2:13-22Reina-Valera 1960 (RVR1960)

13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,
15 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,
16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.
17 Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;
18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,
20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;
22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Apocalipsis 1:5-6Reina-Valera 1960 (RVR1960)

y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,
y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Salmos 133Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La bienaventuranza del amor fraternal

Cántico gradual; de David.

133  !!Mirad cuán bueno y cuán delicioso es
    Habitar los hermanos juntos en armonía!
Es como el buen óleo sobre la cabeza,
El cual desciende sobre la barba,
La barba de Aarón,
Y baja hasta el borde de sus vestiduras;
Como el rocío de Hermón,
Que desciende sobre los montes de Sion;
Porque allí envía Jehová bendición,
Y vida eterna.
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. 

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total