martes, 5 de septiembre de 2017

Atesora la palabra en tu corazón Día 7

“Busca un compañero de responsable”

Cuando tomo en serio la memorización de las escrituras, digo a todos mis amigos mi meta a memorizar en la semana. No solo lo que estoy haciendo, sino también les pido, que se unan a mi jornada manteniéndome responsable. Pido a mis amigos y colegas, que hagan un alto en sus labores y me pregunten por el versículo en el que trabajo esa semana. Y algunas veces para mi éxito, ¡siguen haciéndolo!

Rendir cuentas, es un ingrediente esencial para desarrollar cualquier hábito piadoso. Sin embargo, compartir con alguien, mientras buscas memorizar la escritura, te dimensiona como un hábito de vida.

Es importante contar por lo menos, con una persona quien te anime en la jornada, quien sea fiel en fortalecerte a lo largo de las semanas, hasta lograr tu meta. Esto, también evitará sentimientos de culpa o vergüenza. Es mejor tener un entrenador, como un compañero responsable y no necesariamente como un compañero de equipo. 

El repaso debe ser persistente. Cuando me siento a trabajar en mi escritorio, tengo una canasta llena de tarjetas de memorización de las Escrituras. Están deterioradas, estropeadas y manchadas. He aprendido que si las mantengo conmigo, la Palabra se mantiene conmigo y las repaso con mayor frecuencia. 

Se dice que toma de 90 a 100 días, repasar un versículo antes que se convierta en propio, y lo atesores en tu corazón. Encontré, que  el uso de libretas espiral con tarjetas, hace el proceso de repaso mucho más fácil y conveniente. Algunas veces, mantengo dos libretas conmigo a lo largo del día, una contiene los versos que estoy aprendiendo al presente o durante el año en curso, y la otra contiene versos de otro año que repasaré ese día. El siguiente día las libretas continúan como mi compañía constante y tomo otra libreta de un año pasado para el repaso de un día.

El repaso con las tarjetas en una base giratoria, asegura ir por todos los versículos anteriores a un año, como repaso una vez a la semana. Llevar los versículos contigo a donde quiera que vayas, será un recordatorio constante de tu compromiso de atesorar la Palabra de Dios en tu corazón. 

Llevar contigo los versículos para leerlos mientras esperas enfila en la despensa, mientras estas sentado esperando en el consultorio médico, o mientras te relajas durante la tarde en un tiempo de descanso, te ayuda a aprovechar bien el tiempo y cumplir tu meta personal. 

John Maxwell dijo, “compromiso no es una emoción; es una cualidad de carácter que nos permite alcanzar nuestras metas”. No permitas a tus emociones mantenerte fuera del compromiso de atesorar la Palabra de Dios en tu corazón.

Proverbios 27:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Hierro con hierro se aguza;
Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.


Mateo 4:4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Reina-Valera 1960 (RVR1960) Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total