sábado, 2 de septiembre de 2017

Atesora la palabra en tu corazón Día 4

“Revisa el contexto”

Cuando mi hija estaba en el colegio, no tenía carro, así que yo invertía una buena cantidad de tiempo como chofer en el carro con ella, llevándola a todas sus actividades extracurriculares. Mientras iba en el carro, le pedía que me preguntara sobre mis versículos. Fue una gran herramienta y proveyó algunos momentos enseñables con mi hija, así como algunas memorias alegres.

Tomar conciencia de la importancia de tener la Palabra de Dios atesorada en tu corazón, hace de la memorización algo imprescindible, pues forma una parte necesaria de tu vida como, lavarte los dientes o desayunar; y algo tan agradable como comer un pastel de chocolate.

Después de determinar tu estilo de aprendizaje, adjunta la memorización de la Escritura, a la lista de tareas del día, mientras transportas a tus hijos, viajas al trabajo, caminas en la caminadora, comes el almuerzo. Utiliza esas actividades diarias como oportunidades para memorizar y repasar tus versículos. Aún los tiempos de comidas se pueden usar para compartir tu versículo con los que están alrededor de la mesa. Intenta cerrar las comunicaciones vía correo electrónico, escribiendo el versículo de la semana al final o haz un punto al decir el versículo de memoria cada vez que te lavas los dientes. Estos son solo unos pocos ejemplos.

Lee el contexto. He leído y escuchado muchas veces 1 Pedro 5:7. Este versículo es una maravillosa verdad, pues Dios cuida de nosotros y que podemos echar sobre Él, las cosas que nos traen ansiedad. Cuando leo el siguiente versículo, me doy cuenta que Dios también me explica porqué es bueno hacer esto, 1Pedro 5:8.

Por una simple mirada al versículo “echando toda vuestra ansiedad sobre Él”, vi la urgencia de esta orden, pues toma autocontrol y requiere estar alerta a nuestra necesidad para hacer eso. Su Palabra no solo nos dice qué hacer, sino que también nos da las razones por las que necesitamos hacerlo. Cuando llevamos nuestras cargas, estamos agobiados y fácilmente devorados por el enemigo de la depresión, ira, y otras emociones que son contrarias a lo que Dios nos haría experimentar. Dios cuida pero el diablo devora.

Antes de comenzar el proyecto de memorización actual, lea el pasaje completo, los versículos que rodeen el versículo que ha elegido para memorizar. Proporcionará más visión y entendimiento en el versículo y guardará de usar el versículo incorrectamente o fuera de contexto. Leer el pasaje, usualmente me lleva a otros versículos que escribí en mi lista de versículos para memorizar, porque me dan más luz en la Palabra de Dios y más munición para usarla contra el enemigo.

Jeremías 15:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.


1 Pedro 5:7-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total