viernes, 1 de septiembre de 2017

Atesora la palabra en tu corazón Día 3

“Determina tu estilo de aprendizaje”

Mi plan para memorizar 52 versículos en 52 semanas, comenzó con una libreta de tarjetas con espiral. Estas libretas usualmente contienen 50 tarjetas de 7.5 x 12.5 cm. El año tiene 52 semanas, así que puedes llevar contigo esta libreta durante el año entero, haciendo posible que recuerdes constantemente los versículos memorizados, y además que puedas repasar el que estás memorizando en el presente. 

En cada tarjeta de mi libreta espiral, escribí la referencia escritural y la fecha en la línea superior. Saber la referencia es muy importante cuando el Señor te da la oportunidad de compartir el versículo con alguien, porque esto los  empodera para ir y mirar la verdad por ellos mismos. Fechar cada tarjeta da la referencia de cuándo memorizaste el verso y te ayudará a asociar la actividad o época en tu vida con el versículo memorizado. Entonces, escribe el versículo en las siguientes líneas, usa tu mejor caligrafía, pon atención a la ortografía, cómo se escribe cada palabra y en el tiempo verbal que consta en la Escritura. En el respaldo de la tarjeta, se escribe solo la referencia. Esto será útil cuando repases los versículos.

Obtuve mi mejor logro, cuando usé mis caminatas matutinas para memorizar, o cuando limpiaba mi casa. Memorizar las escrituras mientras estoy en movimiento, ayuda a enfocarme mejor en las palabras y su significado. Identificar cómo aprendo mejor, ayuda para continuar en tu jornada de memorización de la Escritura.

Si aprendes de manera auditiva, entonces canta los versículos memorizados, léelos en voz alta, o grábalos, será de mucha ayuda en el proceso de memorización. Si aprendes de manera visual, escribe los versículos, colócalos en lugares claves en tu casa como junto al espejo, frente a tu escritorio, en el baño; léelos cada vez que veas los versículos, ayudará a cimentarlos en tu mente visualmente. Si eres un aprendiz kinestésico, o aprendes haciendo, puedes crear movimientos o coreografías para las palabras, puedes usar el lenguaje de señas, para ayudarte a recordar más fácilmente el versículo. 

Si es tu primera experiencia en memorización, no desmayes antes de empezar este desafío, organízate y se valiente, al principio puede ser difícil entrar en el hábito, pero después de unos días de ser intencional en el proceso, comenzarás a ver los resultados. Oro para que tengas éxito en identificar tu manera de aprender y en ser intencional en el proceso de memorización.

1 Timoteo 4:7-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad;
porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Páginas vistas en total